lunes, 11 de febrero de 2013

Ríete con el diablo y deja en paz a los santos"Mi Único Pensamiento, eres tú

Número 884 | diciembre 23 de 2012 | Año 7

º

ESA VERDAD INDISCUTIBLE 

SOBRE LAS FUERZAS ARMADAS,
QUE NUNCA SE CUMPLE



El 10 de diciembre en la Fundación Vivián Trías, José Bayardi expresó en un debate con Constanza Moreira algunos conceptos sobre las fuerzas armadas.
Iván Kirichenko realiza en Búsqueda del día 13 una crónica de ese debate. (se publicó en postaporteñ@ nº 881 )

No tengo el gusto de conocer a Iván. Por su crónica parece aceptar las posiciones de José, y obviamente tiene derecho...
Pero llama la atención lo rápido que se hace eco además de las ideas, de la caracterización que pueda hacer José de personas que él, Iván, no conoce: "uno de los asistentes al debate...- dice - un rígido opositor a la existencia misma de las Fuerzas Armadas...".

Me presento: soy ese asistente.
Ese debate fue sobre las fuerzas armadas uruguayas; es cierto, tengo opinión contraria sobre su existencia como también la tuvieron Emilio Frugoni, o Carlos Quijano, o tantos otros que las consideran un mal innecesario para nuestro país.
Qué tan "rígido" es eso, cada uno juzgará.


Pero no es esa referencia personal muy menor la que me motiva, sino señalar la inconsistencia de las opiniones de este ex ministro de Defensa, nada menos.

En realidad, ni las ideas de Bayardi ni la crónica de Búsqueda son demasiado importantes.
Pero la confusión que a veces ocurre en este tema, sí lo es, y aparece por todos lados y de muchas formas.

Hemos escuchado reiteradamente esa afirmación dogmática, "las fuerzas armadas son lo que son sus mandos", sin respaldarla en hechos.
Según la misma, si el mando superior da una orden (y si es el mando civil, también), se le obedece siempre. 

Para entendernos, comencemos primero por esa otra la afirmación insólita de Bayardi, el ejemplo concreto de su teoría: "Si en este país hubo golpe de Estado, no fue militar·. "El golpe lo dieron los civiles ", a quienes atribuye la "responsabilidad principal"
Además, llega a este extremo:

"Porque si el mando militar... le pasa por encima al mando civil, el que está de más es el mando civil y hay que sacar al mando civil". (!!!!!)

Para creerle a José que los militares fueron simples peones de un golpe civil, hay que empezar por olvidarse de ciertos hechos, como que en FEBRERO del 73 los militares se le desacataron a su "mando civil" Bordaberry, y solo le permitieron quedarse en el sillón presidencial a condición de que aceptase ser un monigote de la cúpula militar.
Ese formato uruguayo de golpe (febrero 73: presidente civil decorativo, dictadura militar real) pasó a ser entonces una  tipología particular de golpes militares, para los estudios académicos internacionales en la materia. ¡Qué honor, uruguayos!

Aplicando su propia teoría, José Bayardi debería haber sido en 1973 partidario de derrocar a Bordaberry y apoyar el golpe de Estado.
Esa película ya la vimos.

Y habría que olvidar también que cuando los militares sacaron después del forro al Borda no fue para restaurar las "instituciones", las que según Bayardi habrían arrasado solamente por seguir las órdenes de ese "jefe civil". Pusieron en cambio a otro pelele y siguieron la jarana.
Se hacía un chiste en ese tiempo, que parece indicar que la gran mayoría de los uruguayos somos tan "rígidos" que no nos tragamos esa teórica "ley del mando". Reunidos los tres comandantes uno decía: -Che Aparicio, traé tres café. El Apa reaccionaba. -¿Cómo que traé tres café? ¡Yo soy el Presidente, esto es una falta de respeto al mando superior! (y aquí el Apa se recitaba toda la teoría de Bayardi). -Bueno, tá bien -le contestan-, traé cuatro.
Y aun en el caso de que aceptarle a Bayardi esa caracterización del golpe del 73, ¿qué aportaría?

Los que sustenten esa teoría tendrían que hacer la misma pirueta sofística para todos los cientos y cientos de golpes militares en nuestro continente contra gobiernos civiles:

suerte en pila

Tampoco resulta cierta la idea ni siquiera referida a los mandos militares mismos, o no hubiesen existido en nuestro continente tantos conflictos armados entre fracciones militares de un mismo país, los "azules" y "colorados" en Argentina, los "carapintadas", o los sucesivos golpes entre militares en Bolivia.
Tal vez José quera repetir en forma muy “rígida” esa idea común en la izquierda de que los mandos militares responden "a la oligarquía y el imperialismo", pero interpretándola al modo simplón de algunos teóricos (los malos teóricos, los muy malos) que la usan para caracterizar luego a esas fuerzas sociales como "civiles".

Eso sería solamente una maniobra de distracción. En la izquierda, a la que Búsqueda no es afín pero es el ámbito de ideas en que se discusión ocurrió, todos aceptan que los militares latinoamericanos son el brazo armado de las clases sociales dominantes, nacional o internacional. Hasta José Bayardi lo acepta, o más o menos
.
Pero la discusión que se plantea en este caso es sobre los aspectos instrumentales de los golpes de Estado, no sobre sus contenidos programáticos de clase, cuestión en que hay un pensamiento aceptado en la izquierda, Bayardi o no Bayardi.

Y todos, se sea de izquierda o de derecha, aceptan que el imperialismo no es un fenómeno de la "sociedad civil". Incluye siempre un instrumento militar de primera importancia o no sería imperialismo.
Atendiendo a esa condición es que se le pone ese nombre.

Las fuerzas armadas latinoamericanas, bien lo sabemos, responden a esas clases sociales dominantes. ¿A través de qué líneas orgánicas?
Entre otras, a través de su subordinación al brazo militar imperialista, como siempre ocurrió, y como precisamente surge de los hechos planteados esa noche en la Trías.
Por ejemplo, los tratados militares con EEUU, o las maniobras conjuntas y entrenamientos cuya decisión es contrabandeada a las autoridades civiles del MDN por parte de los militares, como práctica habitual, como lo ha explicado más de una vez el propio José Bayardi, que se contradice también en esto.


Sobre ese asunto de la obediencia ciega a las órdenes de mando, pusimos en el debate este ejemplo:
Cuando aparecieron los restos de Julio Castro y se comprobó que había sido fríamente ejecutado por los militares, se produjo en el país una ola de indignación. Justo en ese momento entraba en funciones un nuevo comandante en jefe en el ejercito, y en su discurso inaugural dijo que la institución "no albergará criminales", y que si existiese un "pacto de silencio" en filas militares sobre los crímenes cometidos (parece que él no sabe si existe o no), "ordeno que cese".

Ya se cumplió un año. ¿Qué pasó? ABSOLUTAMENTE NADA.

O mejor dicho, sí pasó; siguen y siguen apareciendo las evidencias de los crímenes de la dictadura, pero NINGUNA por información de los miliares.

Podríamos formular aquí dos hipótesis

Una: la orden de este jefe era una falsa orden para engañar a los perejiles del gobierno, la academia, etc. Pero no para ejecutar, todo lo contrario, se mantiene más que nunca la omertá.
Algo así como en la historia de Tosca (Puccini) que más o menos era: "Si te acostás conmigo libero a tu amante, lo ordeno ahora mismo: ¡Liberen a Fulanito! (Sargento, a ese me lo fusila YA)"


La otra: el tipo dio la orden de buena fe, pero la "inercia institucional" (algo de lo que habló el mismo Bayardi) se lo llevó puesto.

Es como si fuese en un camión de 80 toneladas a 120 por la carretera y diese un volantazo. "¡El vehículo tiene que obedecer al mando!" ¿No?
La orden cayó en saco roto porque la impunidad es ORGÁNICA, NECESARIA, e INHERENTE a la institución criminal armada, y ahí no hay orden que valga
Bayardi esa noche, contestando la pregunta, se afilió en parte a esta segunda hipótesis explicativa ("Puede ser un caso de inercia", dijo). Pero entonces, ¿en qué queda toda su linda teoría?

Porque en vez de "las fuerzas armadas SON lo que son sus mandos", estamos pasando a un hasta cierto punto, con suerte y viento a favor y si no te come la inercia
.
¡Triste destino para una teoría que se enuncia con tanta dogmática seguridad!

¡Una ley indiscutible es esa de que las fuerzas armadas son lo que sus mandos! No se cumple para nada, pero es una ley indiscutible. E indiscutible tiene que seguir siendo, porque si se llega a poner en discusión no queda nada de ella.


¡Suerte que nosotros éramos los rígidos!

¿Nunca estudian, los académicos y teóricos políticos, los hechos de la institución real a la que se refieren, para "falsar la teoría" de acuerdo al pope  Karl Popper con el que se llenan la boca?
"Dictadura cívico-militar" dicen muchos, disimulando el hecho de que se trató sin ninguna duda de una DICTADURA MILITAR en sentido estricto.

¿O acaso hubo en la Historia alguna dictadura militar que no tuviese por allí algún civil de adorno o marioneta? ¿No hay siempre alcahuetes que se prestan cuando les tiran un hueso?
¿Y de qué serviría entonces esa categoría analítica si se refiriese solo a las cosas químicamente puras que nunca ocurren en la realidad concreta?
¿Y es de gente seria confundir apariencia con esencia?
Y Bayardi, la verdad, nos resultó creativo en su forma de ver las cosas: golpe civil para instaurar una dictadura militar,

Dice que las Fuerzas Armadas deben existir para “defender intereses estratégicos”, ya que “el país que no las tiene va a estar sometiendo gran parte de su soberanía”.
“Lo peor que nos puede pasar es caer en un antimilitarismo vulgar”, “siempre que haya un interés estratégico que defender, es probable que en algún momento haya que resolver los conflictos militarmente”. También escuchamos esto últimamente.
Vamos por partes. Nada hay hoy que permita suponer ese peligro, antes que nada.
El absurdo de tener para esa eventualidad hipotética un gasto militar real exorbitante, y además cargarle cosas que sobran hasta para esa hipótesis descabellada (como la "mutualista militar", los parques nacionales, y ese largo etcétera mencionado por Bayardi para intentar justificar el inflado presupuesto militar, olvidando que son cosas injustificables en sí mismas porque se trata de privilegios inaceptables de los militares, o entidades secuestradas por la fuerza a la sociedad civil) fue contestada debidamente por Constanza Moreira, y no abundaremos.

Pero incluso las cosas más absurdas e imposibles, como eso de que Uruguay se viese envuelto en una guerra con otro país para "defender recursos estratégicos", tienen su lugar en este mundo.

Incluso lo que no existe, existe. Porque los marcianos no existen, pero siempre algún loco habrá que crea que se vienen los marcianos.
Bayardi era Subsecretario cuando pasó precisamente eso. No sabemos si se enteró, o si acaso siendo "mando civil" no le informaron.

Pero sabemos que hoy al menos no debería hacerse el distraído.

Tabaré creyó una vez que venía una guerra con Argentina y llamó a los mandos militares. Uruguay correría el peligro de ser atacado por una lancha de goma tripulada por gente mundialmente conocida por su pacifismo, que no portan nunca una sola arma.
Desde el punto de vista del estudio de la "hipótesis de conflicto" y la "defensa estratégica", da lo mismo que el peligro sea real, ficcionado a los efectos del análisis y el ejercicio, o imaginado por una mente delirante.

En este caso concreto los mandos de "defensa" ante una hipótesis de guerra con Argentina, dijeron: No nos da la nafta. En sentido metafórico y en sentido literal. Tal vez otra cosa tampoco les daba.

El país que no las tiene (fuerzas armadas) va a estar sometiendo gran parte de su soberanía”, dice Bayardi.
Y el país que tiene ESTAS, va a estar sometiendo gran parte de su soberanía porque sale a pedir ayuda a los yanquis.
Porque estas fuerzas armadas podrán pelear contra un pueblo desarmado, podrán hacer desaparecer a ancianos enfermos o violar mujeres prisioneras, pero para la guerra real ellos mismos lo dicen: "con nosotros no cuenten"...

También Medina dijo una vez, reconociendo la absoluta incapacidad bélica de estas fuerzas armadas contra un enemigo real, que su función podría ser en todo caso simbólica, "inmolarse por la Patria", como la caballería polaca frente a los blindados alemanes. Un cuento de hadas...

Para poder contar con ellas para ese cuentito, estas fuerzas armadas nos cuestan más de una escuela por día. Y desde el fin de la dictadura a hoy se han comido el equivalente a toda la deuda externa uruguaya.

Y al fin, cuando llega el esperado día heroico del cuentito (por obra de otro cuento fantástico, porque si es por la realidad no llegaría nunca) estos héroes tan dispuestos a inmolarse, deciden faltar a la cita.

Para formular sus teorías, Bayardi debería primero mirar los hechos que pasaron bajo su misma nariz. Nos dice también otras cosas realmente asombrosas, tanto que merecerían todo el ejemplar de Búsqueda.

Sobre los parques nacionales, por ejemplo, que nada tienen que ver con la defensa territorial y están en manos de los militares, nos dice que el ex ministro de Turismo, Lezcano, le escurrió el bulto al tema, y por eso siguen así las cosas.
¡Vaya criterio! Si un ministro no quiere hacerse cargo del trabajo que le toca hay que agradecerle los servicios prestados, que es lo que pasó al final con Lezcano. Pero que sea para poner a algún otro que sí se haga cargo, no para cederles la institución a los militares.
Si yo me apropio de Búsqueda por asalto y empiezo a editarla según me parezca, lo que corresponde es que me saquen y la devuelvan a sus editores legítimos. Y si salgo con el argumento de que esos editores podrían ser una manga de incapaces y que yo en cambio podría estar haciendo las cosas mucho mejor, ¡no tendría nada que ver!

Por último, Iván señala que a Bayardi no le gustó nada que alguien (fui yo) calificase a esta institución armada de "corporativa, delicuencial, conspirativa", y que me contestó acotando que de ella salieron Seregni, Licandro, y Arrarte (este último nos honró esa noche con su presencia entre el público)
Como bien informa Iván, le contestamos de inmediato diciendo que estos hombres no "salieron" de la institución armada, LOS salieron. Expulsaron, encarcelaron, degradaron, persiguieron. Los consideraron traidores.

 Por perversa y retorcida que sea una institución, siempre habrá allí algunas buenas personas. Pero lo que define la ética de la institución es lo que termina pasado con las buenas personas, allí.
Los consideraron traidores. ¿Por qué? 
Porque pusieron primero los verdaderos valores éticos, y traicionaron así los "principios sagrados" (corporativos, delicuenciales, conspirativos) que son la esencia de esa institución.
Las extravagantes ideas de Bayardi, como dijimos, no son tan importantes. Pero la confusión que hay en todos estos temas, muchas veces entre gente bien intencionada que se afilia a alguna de ellas, hace que debamos ocuparnos de esto.

 

FERNANDO MOYANO
- postaporteñ@ 884 - 2012-12-23 

 

Argentina Ante Su Realidad


SAQUEOS


Comenzaron antes del jueves 20 y el viernes 21 de diciembre.
Esas jornadas dejaron, hasta donde se sabe, dos muertos, un número no especificado de heridos que algunos informes estiman en varios centenares, y más de 500 detenidos en todo el país, la mayoría en la provincia de Buenos Aires.
Pero el saqueo comenzó antes.

No cabe hacer referencia a años y décadas anteriores. Basta con lo inmediato: el 19 de diciembre el gobierno aumentó el 40% las tarifas de transporte; y días antes había pagado 3 mil quinientos millones de dólares al capital financiero, en concepto de «cupón del PBI».
 Eso significa que además de la ilegítima e ilegal deuda externa religiosamente pagada, la refinanciación con supuesta quita supone un plus en función del crecimiento del PBI.
 En síntesis: cuanto más crece el país, más se lleva el capital financiero local e internacional.

Hay algo más: aunque parezca increíble, la falsificación de las estadísticas engordan de manera ficticia el crecimiento (se estima que el alegado casi 9% de 2011 no superó el 6%) y, por tanto engruesa el pago de esa cláusula de llana estafa firmada por Néstor Kirchner y Roberto Lavagna en 2005, para presentar un supuesto éxito en la renegociación de la deuda eterna.
No todas son malas noticias: como en 2012 la economía creció 0%, en 2013 el país sólo deberá pagar capital, por apenas... 4500 millones de dólares.

«Me sigo arremangando todos los días para juntar la plata para pagar la deuda» confesó la presidente a los gritos en acto público, como prólogo a ese pago delincuencial. Y los presentes aplaudieron con gesto gozoso.

Entre ellos, empresarios, sindicalistas venales, conspicuos miembros de la fenecida UCD ahora entronizados en la cima del poder, socialdemócratas con conchabo y hasta miembros de fracciones del Partido Comunista, siempre al acecho.

¿Delincuentes quienes forzaron la entrada en supermercados y en lugar de arroz arrebataron electrodomésticos?

Realidad emergente

«Me sigo arremangando todos los días para juntar la plata para pagar la deuda».
¿A quién le habla Fernández?

Seguramente no al 35% de la población argentina que vive bajo la línea de pobreza.
Seguramente no al millón de jóvenes que no trabaja ni estudia.

Seguramente no al 40% de trabajadores no registrados.

Seguramente no a los trabajadores que, con salarios superiores a 6000 u 8000 pesos según sean solteros o casados, pagan impuesto a la ganancia. Seguramente no a todos quienes tienen cualquier tipo de ingreso y pagan, por IVA, el 21% de lo que reciben.
No: descaradamente, la titular del ejecutivo le habla a banqueros y grandes capitalistas.
Después hace gestos vacíos, de repugnante demagogia y nula consecuencias prácticas, amagando con expropiar el predio de la Sociedad Rural Argentina, SRA.

Ínterin, una porción mínima de la realidad salta al centro del escenario y por 48 hs aparecen los sumergidos, los marginalizados, los negados a todo proyecto o esperanza.
La presidente sigue los acontecimientos desde su mansión privada en Calafate y manda a sus esbirros a denunciar como promotores a la CGT y la CTA.


Para que todo quede claro, la fracción oficialista de la CTA se apresura a repetir la infundada y absurda denuncia. Provocadores conocidos por pocos, se han expuesto ante todos.
La fracción oficialista de la CGT, en cambio, mantiene algún reflejo y su titular llama a Moyano para ponerse de su lado. Todo a la vista.

Mes a mes Eslabón ha ido describiendo la situación real del país y la verdadera condición de este gobierno desde su asunción, en 2003. No hace falta repetirlo ahora.
Sólo subrayar que lo ocurrido estos días es apenas un ínfimo indicio de la realidad subyacente.
Ahora, llegó el fin de la ilusión pseudodesarrollista y las fracciones gobernantes huyen cada una por su lado. El elenco ejecutivo, con personajes que inspirarían a Armando Discépolo obras mayores de su «grotesco criollo», comete dislates asombrosos, aun para los más prevenidos.
Y la «abogada exitosa» se va a Calafate (sitio al cual, aplicando la misma lógica que a la SRA, habría que expropiar de inmediato).


Es la armada Brancaleone en desbandada

Y allí, en los irracionales intentos por reposicionarse frente a una situación que ya no controlan, está la explicación de estos episodios inducidos por facciones desesperadas por mantener un espacio de poder, mediante hombres y mujeres desesperados porque se les ha arrebatado todo.

Manos a la obra

Ahora, con el fin de la ilusión frepasocristinista, llega la urgencia inaplazable de buscar por todos los caminos la unidad social y política de los trabajadores y el pueblo.
Cualquier pretensión de desandar los pasos dados en la unidad de acción sindical para resguardar un pedazo de espacio político, provenga de quien provenga, será una daga enfilada al corazón del pueblo argentino, en un momento crucial del país, de América Latina y del mundo.

El imperialismo y sus socios locales están listos para cargar.

El acto del 19 de diciembre en la Plaza de Mayo, capaz de congregar una fuerza social imponente, mostró sin embargo la flaqueza de la convergencia a través de la endeblez de los discursos.
Hay que subrayar, sin embargo, las líneas de unidad social que enhebraron esas intervenciones, contradichas luego por la ausencia de un programa político común.
Pero sea dicho con toda claridad: esas debilidades no son atribuibles a los sindicalistas que hablaron, sino a la ausencia de verdaderas dirigencias políticas.

El hecho es que, si se imponen quienes quieren reimplantar el signo peronista a un conglomerado tan diverso, si queda espacio de acción para quienes no piensan en otra cosa que su próxima candidatura en 2013, ese camino quedará bloqueado.
Nadie que se proclame revolucionario puede eludir la gravedad de la coyuntura ni soslayar la necesidad de ensamblar con precisión la táctica del momento con la estrategia de unidad social y política, unidad latinoamericana antimperialista y definición tajante por el socialismo del siglo XXI.
Desde la UMS no es preciso repetir nuestra propuesta. Sólo insistir en la convocatoria a una construcción real, que ensamble el trabajo de bases con la estrategia revolucionaria, que rechace el infantoizquierdismo y se aparte con igual radicalidad del oportunismo reformista, del pelaje que sea.

Hay incalculables puntos de apoyo social y político, desde grupos barriales hasta activistas y cuadros en todos los niveles, para concretar esa doble tarea de recomponer las fuerzas revolucionarias marxistas y dar pasos decisivos en la unidad social y política de las grandes mayorías.
Se trata de lanzarse a la tarea

Unión de Militantes por el Socialismo
  -Eslabón-

Argentina, 22 de diciembre de 2012 
UMS - postaporteñ@ 884 - 2012-12-23 


 

Uruguay 

-UN SENADO RACISTA Y MERCENARIO-


Ayer 20 de diciembre el Senado dio media sanción a la prórroga de la autorización para el envío de tropas uruguayas a Haití. Por primera vez desde la actitud digna de Guillermo Chifflet que se negó a votar en el año 2005, han aparecido discrepancias abiertas sobre el tema en la bancada del Frente Amplio.

Saludamos a los que, con actitudes diferentes, se negaron esta vez a votar.

Los argumentos de los que votan por mantener la ocupación militar en Haití son, en muchos casos descaradamente mercenarios:

a) El beneficio económico de los soldados.
Pasan por alto el hecho de que eso es a costa del derecho de otros pueblos,  que "la casita" que van allí a conseguir es a costa de que cientos de miles de haitianos sigan viviendo en carpas.

El costo de la ocupación militar es varias veces mayor a toda la ayuda humanitaria que recibe Haití.

b) Las oportunidades de entrenamiento en combates reales. Según parece, sin importar quién caiga, y si esas agresiones incluyen masacres contra gente desarmada como en Cité Soleil.
Las llamadas "misiones de paz" se ven como una oportunidad para que los militares aprender a matar, y los pueblos agredidos son apenas el insumo.

c) Pequeños dividendos en política exterior, sin prestar mucha atención a la política de que se trate. Más de veinte mil uruguayos han participado en estas acciones armadas en el exterior en sesenta años.
No hubo ninguna discusión ni decisión soberana de nuestro pueblo, al que ni siquiera se lo informa y se ocultan o minimizan hechos como los casos de violaciones.

Algunos senadores presentan estos antecedentes para  decir: ¿por qué entonces tanto problema en esta nueva intervención?

Lo único que han hecho los gobiernos de turno es amoldarse a la avidez militar de prestar servicios al  imperialismo a cambio de algún beneficio corporativo.

Otros senadores se justifican en las resoluciones de Naciones Unidas y su plan de "estabilización" de Haití, desconociendo tanto los resultados reales que trajo la ocupación como el hecho fundamental de que cualquier intervención de este tipo se hace avasallando la soberanía haitiana, y acompañada de represión, muerte, y vejámenes.

Si las Naciones Unidas ni se dan por enteradas de estos hechos, más inaceptable aun es que nuestros senadores se quejen  de que hayan tenido demasiada trascendencia.

Las excusas que se ponen para esta intervención podrían aplicarse por igual a cualquier país de la región, Uruguay incluido.

Esta intervención además está sostenida mayoritariamente por países de la región, que quieren coordinar entre sí "respetando la soberanía de cada Estado" (Declaración de Asunción, agosto de este año); la soberanía de todos menos la de Haití.

Resulta asombroso además, que los parlamentarios digan abiertamente que han venido aprobando hasta ahora intervenciones militares sin prestarles mucha atención, sin conocimiento, o incluso dejando de lado sus propias opiniones y su compromiso con quienes los votaron.

La "disciplina partidaria" que aducen no incluye, según parece, la disciplina hacia sus representados, por los cuales están allí, y a quienes no les solicitaron el voto para hacer esto.

Llamamos a todos al repudio de esta actitud mercenaria, imperialista y racista, tomada además con ligereza irresponsable por parte del parlamento.



COORDINADORA POR EL RETIRO DE TROPAS DE HAITÍ



NEGROS SON BLANCOS


LAS ABERRANTES RAZONES DE 

 ALGUNOS SENADORES



Tal vez Carlos Baráibar nos recuerde; un pequeño grupo en las barras del Senado ese día cuando se discutía la prórroga del envió de tropas a Haití.

Él estaba fundamentando a favor, quejándose entre otras cosas de que las escenas de violación de un joven haitiano por parte de los efectivos militares uruguayos allá, hubiesen tenido tanta difusión internacional, desprestigiando de esa forma a la llamada "misión de paz".
Esa campaña, sostenía Baráibar estaba orquesta por fuerzas interesadas en que la MINUSTAH se retiren de Haití, para beneficio de los narcotraficantes que operan en la isla.
En ese momento advirtió que le hacían señas desde la barra, tal vez no supo interpretarlas.


Lo que estábamos diciendo era:  ¡Nosotros somos narcotraficantes!


Así sería de acuerdo a su razonamiento. Porque efectivamente, nosotros somos parte de una campaña internacional para exigir el retiro inmediato de Haití de todas las tropas extranjeras de ocupación, y en particular de las uruguayas.
Que a la violación de la soberanía haitiana que esta intervención militar significa, contrariando a la propia Carta de Naciones Unidas, agregan estas otras violaciones aberrantes por iniciativa individual, y con la complicidad de los mandos militares.

Con la complicidad y tolerancia irresponsable del parlamento, que entre tanta comisión investigadora no se preocupó en ocho años de investigar en forma independiente ninguno de los hechos que se han venido denunciando este tiempo.

Varias represiones sangrientas contra gente desarmada con decenas de muertos, homicidios, violaciones y abusos sexuales, la responsabilidad por la introducción del cólera en Haití, un accidente aéreo fatal cuando se mandó pilotos sin suficiente experiencia falseando información, y los millonarios actos de corrupción 
El Senado votó la prórroga por veinte votos sobre veinte en sala. Constanza Moreira fundamentó en contra y se retiró. Alberto Curiel estuvo en la sesión pero no al momento de votar. Eduardo Lorier habló en contra y votó a favor. Carmen Beramendi habló de la falta de discusión que ha tenido el tema, y votó a favor. Hablaron a favor Jorge Saravia, Carlos Baráibar y Rodolfo Nin. El miembro informante fue Luis Rosadilla.
Baráibar y otros senadores se quejaban de "a qué tanto discutir esta intervención militar en particular, si habían venido aprobando a tapas cerradas muchas otras todo este tiempo". Veintitrés mil hombres según Baráibar ha mandado Uruguay a estas misiones al cabo de los años.
Somos un país que destina casi toda su "defensa" a participar en ocupaciones militares en el resto del mundo.



Y a los senadores les molesta que se les venga a pedir cuentas por un caso.


¿Por qué no seguir así como venían hasta ahora?

¿Qué tanto puede importar que esos sean actos de guerra, disponiendo de vidas humanas?
¿Qué tanto importa quién mata y quién muere, y por qué?

¿Qué tanto importa que ese destino principal y casi único de las fuerzas de "defensa" contradiga totalmente sus supuestos objetivos, y consuma disparatadamente el presupuesto nacional?

¿A quién le importa los resultados reales, si acaso sirven a la paz o si sirven al saqueo?
Decía Baráibar que durante años vino votando estos envíos de tropas sin saber demasiado lo que hacía y sin detenerse a estudiar el tema.

La primera razón aducida, también por Saravia quién se refirió extensamente a ello, es la razón descaradamente mercenaria.

Se trata de obtener un beneficio económico para los militares, la oportunidad de hacerse una casita.


A un "ejército pobre" según ellos (que consume más que varios ministerios juntos) hay que buscarles algún rebusque.
No alcanza tampoco con lo que obtienen ilegalmente por haberse apropiado de aviación civil, o los parques nacionales.

Baráibar agrega además otra razón, poniendo por fin en palabras lo que muchos otros manejan:
La pretendida necesidad de que los efectivos militares tengan un entrenamiento en combates reales.

Puso como ejemplo la misión en el Congo, destino por el cual han pasado 9000 hombres, un tercio de la "defensa nacional". 
Uruguay tiene el doble de soldados por habitante que el promedio de la región, cuatro veces más que Argentina y Brasil, con peso relativo sobre el presupuesto parecido al de Estados Unidos.
De esos militares, uno de cada tres fue destinado al Congo en algún momento.

Y el Senado no se ha enterado aún por qué, a quién se beneficia y a quién se afecta. No le interesa mucho el tema; en definitiva poca cosa es una guerra.

La Segunda Guerra del Congo o "guerra del coltán" (mezcla mineral ávidamente  requerido por la industria electrónica) involucró a nueve países y varias fracciones internas, entre 1998 y el 2003, aunque en realidad continúa hasta la actualidad.

Costó casi cuatro millones de vidas, y siguen muriendo en ella cien cada día. Naciones Unidas interviene en 1999, aumenta luego sus efectivos y sigue prorrogando la intervención.
En trece años no ha conseguido la paz, como tampoco en ningún lugar del mundo al que hayan ido las "misiones de paz"

Esta es además una guerra de niños, no en el sentido metafórico, sino en el sentido literal: reclutó por la fuerza a 300 mil niños soldados. Diez veces las fuerzas armadas uruguayas, porque allí los niños abundan en todo.

La corrupción de los mandos de las distintas fracciones militares las hace disputar por el recurso minero para beneficio de las trasnacionales que lo explotan, y torna incontenible la guerra.

Esa corrupción militar es la secuela del colonialismo, y se perpetúa por la continuidad del mismo modelo productivo. Naciones Unidas busca que dejen de matarse entre ellos y vayan todos a trabajar a las minas, también los niños.

Decía el ex ministro de defensa José Bayardi que la participación de Uruguay en la misión del Congo está bien vista porque nuestro país no tiene intereses mineros allí.
Es lógico, porque  nunca es bueno que el guardián meta la mano en lo que fue a cuidar. Su finalidad es garantizar la seguridad del negocio.

Lo que es indecente en el caso de Uruguay es tomar la guerra por negocio. Como Rosales, que se quejaba del recargo del trabajo de los militares en Haití por tener que hacer alguna  ayuda humanitaria que no estaba prevista en el contrato, y decía textualmente: llega un punto en que no es negocio.

La guerra, sus causas, o cómo podría evitarse, no les mueve un pelo a estos senadores. Lo que quieren es una oportunidad para los soldados.

Que hagan unos mangos y se entrenen en el combate, sin importar demasiado quién muere,  esos sirven de materia prima para el entrenamiento de nuestros soldados, y la otra materia prima se la llevan los que pagan..

Y así las cosas, ¿qué tanto interés por Haití?

Nin, que cayó tarde y estuvo un rato, se anotó para decir que retirar las tropas de Haití sería como decirle a los haitianos: "Nos importa un bledo lo que pase con ustedes"

Como ni se molestó en estar desde el principio o informarse, nunca escuchó que el reclamo del retiro de tropas es para destinar más esfuerzo y recursos a la verdadera ayuda humanitaria, no militarizada.

No se enteró que Cuba y Venezuela están en Haití con un contingente médico sostenido durante años, sin un soldado.
No escuchó a Constanza decir que el costo de la intervención militar es ocho veces mayor que todos los planes de ayuda hacia los haitianos, ni tampoco la corrección que le hizo Rosadilla: no es ocho veces mayor, apenas seis veces y media.

Por supuesto que si en el Congo todas las fuerzas de Naciones Unidas no han detenido la guerra, poca cosa han podido hacer los uruguayos.
En la reciente crisis en la ciudad de Goma se fueron a cuidar un aeropuerto, que no era ni podría ser objetivo militar de ninguno de los bandos, por el tipo de guerra y los recursos con que cuentan.

A estos senadores les preocupa lo que les pueda ocurrir a los muchachos que fueron a buscar unos mangos y entrenarse en ese mar de sangre y miseria.
La sangre y la miseria de los que están allí, las que de alguna manera contribuyen a sostener, su vida o su muerte, no les importa mucho.


Pero si en el Congo hay una guerra, no la hay en Haití. El mismo informe de Naciones Unidas que algunos senadores no se molestaron en leer, lo dice.
Hay miseria, explotación, luchas sociales, y también delitos, como en cualquier país del continente.

Los actos de represión de la MINUSTAH, como las tres masacres de Cité Soleil, son contra gente desarmada.


Parece que estos senadores se olvidaron, las fuerzas armadas uruguayas no necesitan entrenamiento para la represión de un pueblo desarmado. En eso tienen experiencia.
Discrepamos, eso sí, con una frase de lo que dijo Constanza sorbe la situación de Haití: "Para muestra basta un botón".
No es uno, son mil. Los negros son el blanco
 

FERNANDO MOYANO


AGRADECIMIENTO

 A LA COORDINADORA URUGUAYA


Córdoba, 21 de diciembre de 2012

El sistema neocolonial que prevalece actualmente en Haití, tiene una característica muy singular: los verdaderos colonos no tienen la necesidad de mantener su presencia y dominación mediante el envío de sus propias fuerzas militares.
Esto quedó en evidencia desde la imposición por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en junio de 2004 hasta nuestros días de la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (MINUSTAH) obedeciendo a una orden del imperialismo norteamericano.
En efecto, la MINUSTAH, como fuerza de ocupación al servicio de los intereses de los países imperialistas como así también de la oligarquía haitiana, ha sido en los hechos la máquina de terror que sostiene el orden neocolonial.
Sí, queridos/as cros/as del Uruguay, la MINUSTAH ha sido la fuerza que ha violado -y viola- la soberanía y la autodeterminación del pueblo haitiano; la que ha asesinado a bebés en sus cunas, niños, y destruido ranchitos en barriadas populares; la que ha reprimido las manifestaciones populares en contra de la carestía de la vida; la que ha intervenido de manera criminal con la Policía Nacional de Haití (PNH) en contra de los trabajadores cuando estos últimos reclamaban la aplicación del aumento salarial de 200 Gourdes; la que varios de sus miembros han cometido violaciones y otros tipos de abusos sexuales sobre niñas, mujeres y jóvenes de Haití; la que varias investigaciones científicas denuncian como responsable de la introducción del cólera que ya provocó más de 7.000 muertos y más de 600.000 infectados; la que ha contribuido a la realizac ión de varias farsas electorales instalando en los distintos aparatos del Estado auténticos vasallos; la que no ha sido de ninguna utilidad durante y después del terremoto del 12 de enero de 2010 que devastó buena parte del país y provocó más de 300.000 muertos.

En este contexto, y sin lugar a dudas, la MINUSTAH es una máquina de destrucción de la dignidad de todo un pueblo y está cometiendo un genocidio.
Pero dentro de esta singularidad, cabe resaltar la participación de varios militares latinoamericanos enviados por gobiernos autodenominados democráticos y progresistas en esta empresa neocolonial.
Una participación que sus mentores tratan de justificar alegando que se trata de una ayuda humanitaria al pueblo haitiano y una valiente e inteligente decisión política para evitar la ocupación de Haití por los norteamericanos.

Es decir, se trata de una ¡¡operación antiimperialista!! Explicación tan cínica y cruel como la participación en sí misma, pues todos los dirigentes latinoamericanos conocen perfectamente quienes arman estos tipos de Resoluciones en el Consejo de Seguridad.
Resoluciones que expresan siempre viles intereses personales, los del gran capital y marcados por el racismo.

Saben que la ONU y sobre todo su Consejo de Seguridad, no son dirigidos por estúpidos como tampoco son guardianes de la paz mundial sino que funcionan como Ministerios dependientes fundamentalmente del gobierno norteamericano y de las cinco potencias con derecho a veto en dicho Consejo.
Sí, saben perfectamente que los principales dirigentes de estos organismos internacionales son indiferentes hacia la tragedia que soporta el 80% de los 9 millones de habitantes de Haití.
Además, conocen muy bien las causas de dicha tragedia. Prefieren construir relatos llenos de mentiras y hasta de incoherencias.

Por ejemplo, dicen que están allí por decisión de UNASUR, pero para retirarse eso depende de la ONU.
¿Quién entiende semejante disparate? Disparate aún mayor si se recuerda que la MINUSTAH ha sido creada a partir de la aprobación de la Resolución 1542 en el Consejo de Seguridad y no en una Asamblea de UNASUR.

Así, un pequeño país está siendo destruido, su pueblo humillado mientras que otros se atribuye el derecho de decidir por ese pueblo y actuar en su nombre.
Así, también, -como en cualquier genocidio- las mentiras son imprescindibles, y éstas son tan crueles como las propias balas que tiran los soldados de la MINUSTAH masacrando a contestatarios haitianos en las calles y barriadas.
Y es a este espectáculo vergonzoso y cínico que nos someten año tras año desde 2004 los parlamentarios latinoamericanos cuando han de votar la prórroga o renovación de sus tropas en Haití luego de enormes campañas de manipulación de la opinión pública.

En este contexto, me pregunto.
¿Somos todos seres humanos, o algunos son o se sienten más humanos que otros?
Pues en este esquema de dominación, presentan al pueblo haitiano como incapaz de resolver sus problemas y a la MINUSTAH como la organización angelical llena de humanismo y espíritu de sacrificio que protege al pueblo haitiano y ayuda a la reconstrucción del Estado haitiano.
Una Misión que los haitianos tendrían que agradecer, respetar y hasta venerar.
En efecto, esos “muchachitos” de la Paz, es decir los soldaditos de la MINUSTAH han dejado sus hogares, sus familiares y amigos para ir a un país lejano y desconocido ofrecer su ayuda.
Sin embargo, guardan silencio absoluto acerca de los “salarios” de esos soldaditos como así también acerca de las múltiples movilizaciones en Haití -como en varios países latinoamericanos- en contra de la MINUSTAH. Pero, afortunadamente, hay silencios que hablan….
Y el pueblo haitiano lo demostrará.

Por todo ello, del fondo de mi corazón agradezco a todos los miembros de la Coordinadora Uruguaya por el Retiro de las Tropas de la MINUSTAH por su valentía y solidaridad para con la lucha del pueblo haitiano al manifestar su oposición a viva voz y coraje en contra de la renovación por un año que el Senado otorgó a los militares uruguayos a pesar de la valiosa negativa de dos senadores -sobre todo la de la Senadora Constanza Moreira-.
Una excelente oportunidad, si me lo permiten, por favor, para recordar y saludar como siempre la actitud digna que tuvo Guillermo Chifflet en el recinto al oponerse desde el principio al envío de esas tropas y abandonar su cargo.
Guillermo ya está en el corazón de los humildes de Haití.


Henry Boisrolin

 

Coordinador del Comité Democrático Haitiano en Argentina


VIDEOS DE LA MINUSTAH EN HAITÍ


http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=TjcsI03PgnQ
http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=ngK_2MEjJpM
 

coordinadora-MOYANO - postaporteñ@ 884 - 2012-12-23



A LOS VECINOS DE CIUDAD 

DE LA COSTA 

Y CANELONES TODO


A LAS ORGANIZACIONES SOCIALES DE 

TODO EL DEPARTAMENTO

Y A LAS DEL RESTO DEL PAÍS CON

 LAS QUE COMPARTIMOS

IDEAS OPINIONES Y PROPUESTAS


A LA OPINIÓN PÚBLICA EN GENERAL


EL PARLAMENTO CALLEJERO, ASAMBLEAS DE VECINOS INDIGNADOS DE LA COSTA, irrumpe en la lucha por justicia social en Enero de 2012.

A raíz de los aumentos en la contribución inmobiliaria, que consideramos de carácter abusivo, confiscatorio y expropiatorio, expulsando a cientos de familias de bajos recursos del territorio que eligieron para vivir.
A partir de allí nos constituimos en asamblea permanente, tomando contacto y coordinando con otros grupos de vecinos organizados de Parque de Miramar, Paso Carrasco, Colonia Nicolich, Shangrilá, Las Piedras y otras.
Allí nos encontramos con distintas ideas de cómo resolver la problemática, distintas estrategias, y  hasta distintas formas de cómo interpretar la política tributaria del gobierno de Canelones del Dr. Carámbula.
Sin embargo, pudimos compartir instancias de debates, acciones callejeras conjuntas, documentos de acuerdo, etc. Nos complementamos.
Como en nuestra acción parlamentaria ante la Comisión de Constitución y Códigos por la derogación del decreto 33, de donde derivaban los aumentos desproporcionados de contribución inmobiliaria. Allí una y otra comisión barrial recolectaron firmas por separado.
Una no tenía quien los representara, otra tenía representación jurídica, pero no tenían vecinos que participaran.
Y ahí estuvimos agitando durante semanas en las puertas del parlamento exigiendo ser recibidos.
Y más tarde, garantizando una contundente denuncia de atropello contra los vecinos frente a los diputados de dicha comisión. Uniendo a tres comisiones vecinales que hasta el momento actuaban por separado, estrechando vínculos, fortaleciendo el reclamo entre los vecinos del departamento.


Los INDIGNADOS, constituidos en ASAMBLEA DE VECINOS, PARLAMENTO CALLEJERO, no solo debaten sobre las políticas sociales, el cobro de tributos desproporcionado al ingreso de las familias y el destino de lo recaudado.
Sino que retoman en parte las propuestas, la historia y las experiencias de casi 20 años de lucha de los vecinos, en lo que hoy es Ciudad de la Costa.

Es así, que las bases de la propuesta presentada al legislativo comunal, se convierte en la más seria que cualquier sector con representación parlamentaria, haya hecho sobre política tributaria. Y no porque sea una propuesta acabada, sino por que sienta las bases para un proyecto departamental con justicia social.
Es que no nos olvidamos de la lucha por el fondo de obras para zona balnearia ( FOZB ), la resistencia y posterior derrota de la contribución de Tabaré Hackenbruch, los recursos interpuestos en 2006 ante el parlamento de por lo menos tres grupos de vecinos. Dada la política continuista del Dr. Carámbula.
No nos olvidamos de la creación de la Comisión en Defensa del Agua, la posterior pelea por el reconocimiento del plebiscito aprobado por el pueblo y desconocido por el gobierno de Tabaré Vázquez. La lucha por el saneamiento, el juicio contra la presencia de las piletas de oxidación contaminantes en El Pinar, proyectos de salud, policlínica de Pinar Norte (autódromo), y tantas otras luchas.
Y en todas esas instancias los vecinos del Pinar participamos en forma organizada.
Nos presentamos hoy ante este nuevo escenario, donde campean las mismas viejas recetas, que descargan sobre las espaldas de los que menos tienen, los tributos confiscatorios, mientras a los grandes comerciantes, empresarios de zonas francas (ahora llamadas "zonas económicas especiales" ), etc., se los exoneran de impuestos y se les otorgan beneficios.
Bien, nos presentamos buscando la mayor unidad de vecinos hartos de politiquería.
Nos presentamos llamando a la inclusión, a la organización participativa y horizontal.
Pero nos presentamos también profundizando la discusión de las políticas aplicadas en nuestro perjuicio, y haciendo el esfuerzo de buscar los orígenes de tales políticas, y contraponerles las propuestas de los vecinos que contemplen por sobre todas las cosas la justicia social.

A sabiendas que beneficios y exoneraciones para los ricos, equivalen a gravar a los pobres y a perder servicios  como salud, educación, vivienda, transporte y otros servicios públicos.
Es hora de buscar respuestas. No las hemos encontrado ni en los partidos tradicionales ni en los que irrumpieron con las banderas de izquierda
Asistimos con incomprensión a nuevas recetas de partidos "alternativos" que no van más allá de reproducir las mismas viejas prácticas que desencadenan en el alejamiento de las  masas, y sustituyéndolas.
Las expectativas de cambio se diluyeron con este gobierno también. Y asistimos a confrontaciones de definiciones  en el sentido de quien es mas de derecha o quien mas de izquierda.
A nuestro juicio el cambio pasa por si se aplican cambios revolucionarios, que ataquen y reviertan una situación de fondo.

Y creemos que el involucramiento de las mayorías del pueblo resuelve el problema. Es hora de buscar respuestas pues, en los vecinos, en el pueblo organizado.
Y en esta pelea es que encontramos en la ley de ordenamiento territorial ( entre otras ), el cheque en blanco para que gobierno e intendencias encuentren el vehículo para enajenar el patrimonio de los ciudadanos.
Su manifestación local se expresa en el Costa Plan, los altos tributos y los intentos de privatizaciones como la del parque Roosevelt.

Pero bajo qué propuesta llamamos a la unidad, a la coordinación, a la acción conjunta de las distintas organizaciones sociales del departamento?
No lo hicimos a partir de nuestras definiciones, de nuestro proyecto de contribución inmobiliaria, ni de nuestra interpretación de que la privatización del Parque Roosevelt se ejecutaba bajo la misma ley madre que entregaba el territorio nacional a las mineras extranjeras, el puerto en Rocha, o la tierra para monocultivos, muchos de ellos transgénicos, que nos enferman, nos quitan soberanía y por lo tanto, recursos económicos.
Lo hicimos a partir de la propuesta de autonomía de las organizaciones sociales, del respeto a su grado de desarrollo.
Sin que nadie avasalle, ni se vea obligado a rebajar su planteo.


LO HICIMOS A PARTIR DE LA SÍNTESIS DEL CONJUNTO DE ORGANIZACIONES VECINALES, Y LA APLICACIÓN PROGRESIVA DE LOS ACUERDOS.


Promediando el año, varias organizaciones sociales con las que compartimos acuerdos se fueron desmembrando, fundamentalmente por la falta de soluciones a los reclamos de los vecinos.
En otras se agudizaron las diferencias y se debilitaron. Y están las que aún resisten más allá de mermas y desencuentros.

Pero no es novedad para nosotros, que con el paso del tiempo sin dar respuestas, se apunte al desgaste.
Ante este panorama, INDIGNADOS DE LA COSTA acogió a varios vecinos que se acercaron de otros barrios. Por afinidad en las ideas, por continuidad en la movilización, por el debate de propuestas, en fin. Pero por sobre todas las cosas (aunque sin estar escrito en ningún lado ), porque nos definíamos como una organización vecinal, autónoma del gobierno, del Estado y de los Partidos Políticos. Horizontal, participativa y que lucha por la justicia social y la soberanía. Y no excluye a ningún vecino por su orientación religiosa, opción política partidaria, así fuera votante, simpatizante o militante. Siempre y cuando se fuese coherente y consecuente con la definición de los postulados resueltos en asamblea.

Pero algo que la experiencia nos enseñaba, y que habíamos vivido en épocas pasadas como un trago amargo, se nos estaba escapando de las definiciones. Y nos debilitaba como a merced de un grupo de células malignas.
Nuestro  trabajo en el barrio nos permitió cierta inserción en ámbitos en donde podíamos recurrir a la solidaridad de los vecinos, solidaridad entre notros mismos.
Es así que llegado el invierno, la emisora de la Costa 87.7 FM nos abre la puerta para el funcionamiento de la asamblea, reuniones de coordinación con otros grupos, reuniones con ediles, abogados, técnicos, etc.,. Antes, ya había ofrecido espacios para la difusión de nuestros planteos.
Meses después, un vecino de nuestra asamblea integra el directorio de la radio. Más adelante, otros vecinos vinculados a la radio integran y colaboran con la asamblea de INDIGNADOS. INDIGNADOS ya tiene un espacio permanente en la radio y un compromiso con ella. Que no es más que un instrumento de la comunidad.
Es en ese marco que se desarrollan algunos acontecimientos que involucran a vecinos de INDIGNADOS, y al menos tres integrantes de la 87.7 FM en incidentes que deterioran el relacionamiento entre la ASAMBLEA DE VECINOS y el directorio de la emisora.

Los acontecimientos del 9 de diciembre:

Por diversas circunstancias, el domingo 9 de diciembre, no concurrieron masivamente los vecinos  a la asamblea, como lo hacen habitualmente. Para algunos, los 6 vecinos que se hicieron presentes constituyeron una asamblea.
Y en ese marco, aceptaron la renuncia de un vecino, que previamente había anunciado que la dirección de la radio, se abstenía de recibir en sus instalaciones a la ASAMBLEA DE INDIGNADOS.
Dado que la inhabilitaba la presencia de un grupo político partidario.
La emisora (anunciaba ), no estaba habilitada para ello, y acusaba a ese mismo grupo político partidario, de haber generado los incidentes que deterioraron el vínculo entre la FM y la ASAMBLEA DE INDIGNADOS, agregaba.

Para varios vecinos que no participaron el domingo 9 de diciembre, se entiende que no hubo asamblea, había 6 vecinos que se retiraron al poco rato de llegar, una vez comunicados de la decisión de la radio.
Por lo tanto tampoco hubo renuncia de ningún vecino. Hubo zozobra, confusión y dudas en los que no fueron.
Pero lo que sí hubo, fue un debilitamiento de las relaciones entre la asamblea y la radio. Debilitamiento que en parte se pudo recomponer, y que INDIGNADOS espera resolver definitivamente a la brevedad.

Lo que la experiencia nos indica, es que las organizaciones políticas partidarias, al interior de las organizaciones sociales, no son compatibles, a menos que la asamblea ejerza un estricto control en la ejecución de las políticas, y todo su accionar táctico, estratégico y programático, resuelto por el colectivo. Son el colectivo, la asamblea en su conjunto los responsables.
Asistíamos el pasado viernes 14 de Diciembre, en el programa ‘’Esta Boca es Mía’’, que conduce por canal 12 la señora Victoria Rodríguez, a un debate sobre megaminería.
Quién podría decir que con uno de los panelistas, el Ing. agr. Cesar Vega, no compartimos ideas sobre el tema y lo que entendemos por justicia social. Pues bien, podemos decir que su intervención fue más que pobre, aunque sabemos que elementos tiene de sobra para cuestionar tal proyecto.


Sin embargo, en torno al compañero Cesar Vega, giró su partido y el reparto de camisetas que lo identifican.

La derrota a la política tributaria del ex intendente Tabaré Hackenbruch tomó estado público nacional. Fue producto de la lucha de los vecinos organizados.
Llegó hasta el Parlamento y allí también fue derrotada con mayoría de votos a favor del reclamo de los vecinos. Aunque no aparece la ‘’partida de defunción’’ de dicha resolución.

Pero los vecinos fueron más allá. Como lo hicimos hoy, votaron en aquella oportunidad en asambleas multitudinarias, un proyecto de contribución inmobiliaria.
Ni de aquella derrota a aquel intendente se tiene certificado de defunción alguno, ni aquel proyecto de los vecinos llegó vivo a destino, fue trocado a espaldas de las asambleas que lo dio a luz, y entregado por 5 impostores, militantes de la fuerza política partidaria que luego en 2005 asumiera el gobierno.
Más tarde, en 2006, los vecinos de la costa esperábamos que se anunciara la eliminación del mazazo tributario Hackenbruch, sin embargo el Dr. Carámbula anunciaba que el presupuesto no podía ser modificado..., y los vecinos desmovilizados.
Y porque hoy volvemos a tropezar con la misma piedra? Porque de alguna manera somos ingenuos, y en parte, confiamos en personas y no en el colectivo.
Pues bien, hoy hay un alejamiento de un grupo político partidario de LA ASAMBLEA DE VECINOS INDIGNADOS DE LA COSTA.
Porque su práctica lo aleja. Lo aleja porque no somos un partido político, somos vecinos organizados.
Y aunque consideramos a los partidos políticos, como parte de las  organizaciones sociales, su propia estructura no es compatible con una organización social de nuestras características, amplia y participativa.

Preferimos salvaguardar el espacio y esfuerzo de los vecinos por trabajar sin excluir a nadie que acuerde con la definición por la que luchamos.

Pero no seremos rehenes de ninguna fuerza exterior a la organización vecinal.
Tampoco seremos enemigos de los vecinos que difieran con las ideas y objetivos de INDIGNADOS.

Si nuestras definiciones alejan a otros grupos de vecinos, organizados o no, eso no nos tendría que alejar de la lucha por los objetivos que nos son comunes.
Pero si son tan profundas las diferencias que inhibe nuestro desarrollo y nos empantana en polémicas que paralizan la elaboración de ideas, propuestas y estrategias, es obvio que ese punto de encuentro no se puede dar en el marco de una organización común.
Sino en el de los acuerdos puntuales, Allí donde las coincidencias sean firmes.

Por lo tanto, crecerán por separado nuestras fuerzas e ideas. En algún punto, en algún momento, puede que hayamos crecido lo suficiente para marchar juntos.
Tendremos la grandeza si entendemos que si no podemos compartir un mismo grupo de trabajo, la solución no será seguir apedreándonos el rancho.

Si no, volver la mirada hacia dentro, elevar los niveles de compromiso, participación y elaboración de las ideas sobre qué sociedad queremos construir para vivir.

Los que hoy no saben lo que pasa tienen que saberlo, es necesario para saber por qué luchar. Comprender los orígenes y conocer las causas de las injusticias que vivimos. El enemigo no está entre nosotros, ni la solución tampoco, la solución está en las amplias mayorías de masas excluidas.
Ese es nuestro lugar y nuestro compromiso.
Parece haber un estadio, en donde la mediocridad nos alcanza a todos los hombres, en mayor o menor medida. Desterrémosla, si es que vamos por los mismos intereses.
Todas las comisiones seguirán funcionando normalmente, y quienes falten serán suplantados.
La dirección de correo electrónico para contactos es: indignadosdelacosta@gmail.com. Y seguirá siéndolo hasta que una ASAMBLEA resuelva otra cosa.
Las audiciones radiales en la 87.7 se retomarán el martes 8 de enero de 2013, y las asambleas serán los viernes a las 19 y 30 horas.

Aprovechando esta instancia, saludamos a todos los compañeros, vecinos, organizaciones sociales, deseando un mejor 2013, con más lucha y compromiso.

 El Pinar, Canelones 18 de diciembre de 2012


PARLAMENTO CALLEJERO 
ASAMBLEA DE VECINOS 
INDIGNADOS DE LA COSTA


SOY INSOLUBLE...!!!



Como hace una semana que estoy viajando bajo agua en la moto, quedó comprobado el título. Día y noche. (Meteorología está de paro?).
 Estoy recorriendo en sentido contrario el viaje que desde Bahía, realicé en la bicicleta cuando tenía 59 años; ahora con 73 disfruto de más confort.
Me resulta difícil de creer que hice esos 4.500 Km en 72 días. Hoy llegué  al mar y por fin puedo respirar.
Estoy convencido que la moto es + peligroso que casarse.
 Desde Pelotas hasta pasar Registro, la BR-101 la recorres con el corazón en la boca porque cada pocos kilómetros encuentras autos y camiones con las ruedas pa' arriba.
Como generalmente sólo converso con la moto, el viaje induce la introspección
Es impresionante como la insaciable ambición humana ha rapiñado TODO el planeta.
 Cuando llegan las 17.00' y me dispongo a acampar, doble de cansado, después de 300/400 kms; debo recorrer Km. y Km. buscando un pedacito dónde pueda dejar la moto y armar mi minúscula tiendita de campaña de 2 mts. X 0.80 En una semana ya me corrieron 2 veces. Los usurpadores tiemblan al confundirme con un competidor.
Las alambradas que bordean los caminos no dejan ni 1/2 metro de espacio.
La prueba incuestionable de que estoy completamente loco es la convicción de que humanidad está gravemente enferma

Me irrita profundamente el trato discriminatorio que se les hace a los canes, felinos, equinos, ovinos y bovinos. A CUALQUIERA DE ELLOS SE LES PERMITE ECHARSE A DORMIR EN CUALQUIER PARTE CUANDO TIENEN SUEÑO.  Al hombre no, al Rey de la Creación, hecho a imagen y semejanza de Dios...no

- A veces deploro no llevar algún fierrito pa' darle un tratamiento de choque a éstos condenados pa' ver si reaccionan, hacerlos pensar; porque los compadezco, me inspiran lástima: le vendieron el alma al diablo, y eso nunca fue negocio.-
Creo que el oficio de piloto nos hace humildes y apreciar las cosas con otra perspectiva.
En términos espirituales y anímicos me siento muy bien regresando a mi segunda patria, un país que conozco bien, porque en el pasé la 3a. parte de mi vida
. Estoy convencido que lo mejor que tiene éste enorme, rico y bellísimo país es su gente. Los mejores amigos que me regaló la vida (a veces sin merecerlo) son brasileros.
 Tengo un rosario de ejemplos demostrativos  conmovedores y no tengo dudas tampoco que Uruguay y Brasil se encontrarán en el 1er. mundo en el 2030

                                                                     MAU-MAU    


Los indignados - postaporteñ@ 884 - 2012-12-23
 

CARLOS GABRIEL GUAZ PORLEY


El Gordo Enrique, Guillermo

Nació en Juan Lacaze, 

Colonia el 18/09/54

Lo ESTAMOS BUSCANDO


Compañeros:

Sabemos que el olvido es la base de sustentación de la impunidad.
Por eso, haber rescatado del olvido a nuestro compañero Carlos Guaz, el querido “Gordo”, es el inicio del camino para encontrarlo.
Carlitos milito en Uruguay y cuando la persecución de la dictadura lo obligo a exiliarse en Argentina, tomó contacto con los compañeros uruguayos en San Martin, donde recalo en un primer momento luego, como militante en las filas del PRT-ERP, visitaba a otros compañeros que estábamos más alejados, como en mi caso, en  zona Sur del Gran Bs As.

Fui testigo de su tesón en rescatar de la inercia a muchos compañeros a los que el exilio los había golpeado fuerte, alejándolos de la lucha, instándolos a seguir, a ser conscientes de que la revolución no conoce los limites de un país, que tanto acá en Argentina como en nuestro querido Uruguay, la liberación de los pueblos era la misma, la única pelea entre explotadores y explotados.

Nos acercaba Estrella Roja- El Combatiente, y en esas charlas extensísimas y de profundos debates que siempre terminaban con algo para comer y guitarreada de fondo, recuerdo que un cumpa le puso música a la letra de un poema sobre el “Negro Fernández” de Tucumán, que alguien escribió en el combatiente.
Podemos hacer una semblanza de Carlitos, recordándolo como un compañero bonachón, lleno de ternura, de buenos sentimientos, de un buen humor excelente, de imperiosa necesidad de “dar y dar se” para los demás, olvidándose siempre de él mismo, tanto que dio su joven vida en pos del ideal de la revolución.

Él, junto a tantos y tantos compañeros, mártires heroicos de la lucha contra la dictadura fascista de Argentina, merece nuestro homenaje, que es no bajar los brazos, seguir en la lucha para hacer realidad el mundo que ellos soñaron.
En lo personal, para mí fue un Amigo, así con mayúscula, con el que compartí la militancia en el centro de estudiantes del liceo, en nuestro Juan Lacaze, pero no es menos cierto que fue apreciado por todos, porque era “buena gente”.

Hoy gracias a la labor de Marcia y las compañeras que militan en Derechos Humanos de Uruguayos en la Argentina, se lo ha rescatado del olvido en el que la dictadura genocida quiso sumergirlo, por eso ahora el camino a recorrer, es para encontrarlo.
Necesitamos ayuda de todos los que puedan aportar datos de fines del 75 o principios del 76, todo lo que sirva para acercarnos a la verdad.
Publicamos una foto, pero como dato adicional, decimos que había adelgazado unos 10 kilos y usaba lentes, de marco de metal, de tamaño pequeño. Como rasgo característico de su figura, tenía en su caminar una renguera algo notoria.

Estamos ante la tarea de librar esta batalla contra la impunidad de los asesinos y entre todos lo vamos a lograr.

Encontrando a los compañeros, rescatando a los niños secuestrados, les demostraremos a los genocidas, que
NO NOS HAN VENCIDO!!!

           Janet

 Pueden comunicarse conmigo a:
janetespinosav@hotmail.com
o a marciaotegui@yahoo.com.ar

posta - postaporteñ@ 884 - 2012-12-23

No hay comentarios: