lunes, 3 de abril de 2017

1747* Yo le quería decir la verdad por amarga que fuera, contarle que el universo era más alto que sus caderas, le dibujaba un mundo real no uno color de rosa, pero ella prefería escuchar mentiras piadosas.

Número 1747  | 02ABR2017  | Año12



LA TRAGEDIA DE VENEZUELA

Rolando Astarita [Blog]




En los últimos días se agudizó la crisis política en Venezuela. Recordemos que ya en agosto de 2016 el Tribunal Supremo de Justicia declaró a la Asamblea Nacional en desacato, debido a la jura, que había sido prohibida por el TSJ, de tres diputados opositores del estado de Amazonas. Los tres diputados luego fueron desincorporados por la AN. En enero de 2017 la AN declaró que el presidente Maduro había incurrido en “abandono del cargo”. 


En respuesta, el TSJ declaró nulas todas las actuaciones de la AN desde principios de enero de 2017. El conflicto se siguió profundizando cuando el 28 de marzo el TSJ retiró la inmunidad a los legisladores de la AN. Y al día siguiente estableció que, en tanto persista la situación de “desacato” de la AN, las funciones parlamentarias serán ejercidas por una Sala del mismo Tribunal.



Pero al momento de escribir esta nota, 1 de abril, se anuncia que el presidente Maduro dio marcha atrás con estas dos últimas resoluciones. La decisión del TSJ parece haber provocado fisuras incluso al interior del chavismo: la fiscal general, Luisa Ortega, consideró inconstitucional la decisión del TSJ. 

 En los medios se señala también que varios aliados internacionales del gobierno venezolano –Cuba en primer lugar- no respaldaron la disolución de la AN.


La tendencia a un régimen cada vez más represivo



De todas maneras esta revisión de la medida tomada por el TSJ no parece que revierta el curso cada vez más represivo del chavismo. Repasemos algunos hechos.


En febrero de 2014 estallaron manifestaciones de protesta ante la grave crisis económica y el desabastecimiento; murieron 43 personas, cientos fueron heridas y hubo 3500 detenidos; también se denunciaron maltratos y torturas. Luego, en enero de 2015, por una resolución del ministerio de Defensa se estableció que la Fuerza Armada Nacional –Ejército, Armada, Aviación militar y Guardia Nacional- podía participar del control de las manifestaciones y usar armas de fuego.


Por otra parte, desde mayo de 2016 rige el Estado de Excepción y Emergencia Económica, que establece la militarización del país y la cesión de tareas de orden público a las organizaciones de base del llamado Poder Popular. El decreto otorga facultades discrecionales al presidente para tomar cualquier medida que considere necesaria para enfrentar “la guerra económica”. 

Luego, el 20 de octubre de 2016, el Consejo Nacional Electoral paralizó el proceso de recolección de firmas para solicitar el referéndum para sacar a Maduro del gobierno. También se aplazaron hasta el segundo semestre de 2017 las elecciones a gobernadores que debían realizarse en diciembre de 2016. Muchas encuestas dicen que el gobierno perdería las elecciones. 

En febrero de este año Maduro anunció que desplegará las Fuerzas Especiales de Acción Rápida de la Milicia en barrios, campos, universidades, fábricas, en todo el país.


Rol preponderante de las Fuerzas Armadas



Todo lo anterior ocurre en paralelo al crecimiento del rol de las Fuerzas Armadas en el Estado y la economía. En este respecto, en julio de 2016 Maduro sostuvo que era necesario “un poder militar cada vez más grande” para librar “una guerra no convencional” en Venezuela. De hecho, los militares han tenido, y siguen teniendo, amplia injerencia en muchas esferas de la administración, lo cual también dio oportunidades para negociados y enriquecerse. 


Por ejemplo, en el actual gabinete de Maduro, sobre 32 ministros, 11 son militares (cuatro retirados y siete activos). Además, los estados de Carabobo, Apure, Bolívar, Guárico, Zulia, Yaracuy, Trujillo, Nueva Esparta, Portuguesa, Vargas y Táchira tienen gobernadores militares. Y a comienzos de este año Maduro reforzó la presencia militar en PDVSA. En una nota anterior decíamos:


“Los militares pueden comprar en mercados exclusivos (por caso, en bases militares), tienen acceso privilegiado a créditos y compras de automóviles y departamentos, y han recibido sustanciales aumentos de salarios. También han ganado lucrativos contratos, explotando los controles cambiarios y los subsidios. Por ejemplo, vendiendo en los países vecinos la gasolina comprada barata en Venezuela, con enormes beneficios.


Pero también tienen un fuerte poder económico, ya que la FANB dirige y controla toda una serie de empresas: el banco BANFANB; AGROFANB, de agricultura; EMILTRA, de transporte; EMCOFANB, empresa sistemas de comunicaciones de la FANB,; TVFANB, un canal de TV digital abierta; TECNOMAR, empresa mixta militar de proyectos de tecnología; FIMNP, un fondo de inversión; CONSTRUFANB, constructora; CANCORFANB, empresa Mixta Bolivariana; Agua Tiuna, embotelladora de agua; y CAMINPEG, compañía Anónima Militar de Industrias Mineras, Petrolíferas y de Gas, la última creada, el 10 de febrero de 2016, y que algunos han llamado la PDVSA paralela. El decreto presidencial que dispuso su creación dice que la duración de la sociedad será de 50 años; que será “autónoma”, no estará sujeta al Ministerio de Petróleo ni a PDVSA, y no estará sujeta al control del Parlamento”.


Crisis, hambre y criminalización de la pobreza



Como telón de fondo de la crisis política está la crisis económica. Solo en 2016 la economía cayó, según el FMI, un 12% y caería otro 6% en 2017. La inflación en 2016 habría superado el 750% (el gobierno no entrega cifras oficiales), y el FMI pronostica una inflación del 2000% para el año en curso.


La carencia de alimentos y medicamentos es un drama diario e ineludible. Por eso hay emigración masiva, abandono de casas y hambre. La pobreza creció exponencialmente. Según el  Instituto Nacional de Estadística, la pobreza en 2015 habría sido del 33%. Pero un estudio llamado Encuesta de Condiciones de Vida (Encovi 2015), realizado por las universidades Católica Andrés Bello (UCAB), Central de Venezuela (UCV) y Simón Bolívar (USB) reveló que la pobreza, en 2015, comprendía al 73% de los hogares.


En 2016 alcanzó casi al 82% de los hogares; nueve de cada diez familias afirman que sus ingresos son insuficientes para comprar alimentos, en tanto que siete de cada diez entrevistados reportaron haber perdido peso, en el período analizado, en un promedio de 8,7 kilos. Según el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros  se necesitan al menos 17 salarios mínimos para comprar la canasta alimentaria básica. La gente más pobre sobrevive con harinas, arroz, hortalizas y tubérculos; muchos viven con las sobras que recogen de los tachos de basura.


No es de extrañar que en este cuadro haya aumentado la inseguridad y la violencia. Pero la respuesta del gobierno “socialista” ha sido la represión y la criminalización de la pobreza. 

Desde hace años se llevan adelante los Operativos de Liberación del Pueblo, realizados de forma conjunta por las fuerzas policiales y las fuerzas armadas –la Guardia Nacional Bolivariana- que supone una estrategia militar de combate a la delincuencia: ocupación militar de territorios con poblaciones empobrecidas, violaciones indiscriminadas de derechos humanos, desalojos y demolición de viviendas, detenciones arbitrarias y decenas de asesinatos (ver aquí).


PDVSA en problemas



La misma PDVSA está en serios problemas. Tiene una deuda con Rusia por 1500 millones de dólares, garantizados a la mitad con acciones de Citgo, su filial en EEUU. Además, la deuda con China, que se debe pagar con petróleo y dólares, es de 40.000 millones de dólares. El TSJ acaba de disponer la autorización al presidente Maduro para constituir empresas mixtas de gas y petróleo, sin tener que contar con la aprobación parlamentaria. Significa dejar la puerta abierta para la privatización de la empresa.


Interludio para luchadores nacionales 

“contra el neoliberalismo y el capital financiero”



Recordemos también que Venezuela paga puntualmente –al menos hasta ahora lo ha hecho- su deuda externa. El rendimiento de los bonos del Gobierno y de PDVSA es, en promedio, del 25% anual (“Para amantes del riesgo, Venezuela rinde casi 30% anual en dólares”, El Cronista Comercial, 20/02/2017). Leemos también en la nota:


“Aunque Venezuela nunca defaulteó y a pesar de ver al petróleo en niveles de 18 dólares el barril nunca dejó de honrar su deuda ni reestructurarla de manera amigable. Con los valores actuales del petróleo la idea de default se aleja para muchos. Sin embargo está latente la idea de que más allá del 2017 no puedan soportar la carga de su deuda. Los bonos tienen una probabilidad de default según el mercado (los CDS, credit default Swap) del 50%, y hace poco la calificadora Moodys le asignó una probabilidad de cesación de pagos del orden del 70% para este año.


“Esto lo venimos escuchando desde hace tres años cuando se empezó a caer el petróleo, pero acuerdos con China de inversiones a cambio de petróleo, más la ventas a EE.UU. lo mantienen con vida”, advierte Ezequiel Fernández, director de Natal Inversiones.

 Todos los traders en Miami que son de Venezuela dicen que los mismos chavistas tienen la deuda como inversión, generando altas ganancias. Hubo momentos que en tres años recuperabas la inversión, y lo demás que cobraras era ganancia”, agrega.


A su juicio, no hay país en el mundo que con caídas del PBI del 15% como en el 2016, con hiperinflación y sin productos básicos de alimentación siga pagando una deuda que es externa” (El Cronista Comercial, citado).


Naturalmente, las divisas que se destinan al pago de la deuda externa tienen como contrapartida la reducción de importaciones de comida, medicamentos o insumos industriales imprescindibles. 

Seguramente es parte del proyecto de construcción socialista… ¿siglo XXI?


No hay salida progresista para la clase trabajadora



En este panorama, no hay salida progresista para la clase trabajadora.

 El programa económico y social de la oposición aglutinada en el MUD es el tradicional de la “burguesía seria”: reforma de la Ley de Trabajo, privatización o re-privatización de empresas del Estado, reformulación de las “reglas de juego” para la inversión privada (esto es, garantizar una elevada tasa de explotación del trabajo) y, por supuesto, el levantamiento de los controles de precios y la reunificación cambiaria. 

En el marco de las relaciones capitalistas, la aplicación de este programa impondrá enormes sacrificios a los trabajadores y sectores populares.


Sin  embargo, el programa del chavismo no es una alternativa aceptable para las masas explotadas.

 Es el programa que condujo al actual desastre. Hay que decirlo con todas las letras: el  conjunto de milicos, burgueses bolivarianos, burócratas y arribistas de toda laya encaramados al régimen se dedicaron a saquear y dilapidar la gigantesca renta petrolera que posibilitaron los altos precios del petróleo durante los 2000.


Esto sucedió a la par que gran parte de la izquierda venezolana y mundial –incluidos muchos marxistas- aplaudía el “socialismo del siglo XXI” y al comandante Chávez. Algunos llegaron a decir que el chavismo recomponía el objetivo y la estrategia del socialismo. 

¿Hay límites para la tilinguería intelectual?


En cualquier caso, con el cuento del “anti-imperialismo”, los “marxistas nacionales” y los tercermundistas y estatistas nacionalistas colaboraron al fraude ideológico y político.


Hoy el balance es brutal y despiadado. El resultado del “experimento socialismo siglo XXI” es la desmoralización y la frustración de millones. El saldo material, que ningún discurso puede tapar, es el hambre generalizada, la descomposición social, el retroceso infinito de las fuerzas productivas y la desarticulación económica.

 ¿Qué tiene de progresivo todo esto? La respuesta es que nada, absolutamente nada.


En Venezuela se desarrolla una tragedia social. 

Es pura tontería seguir discurseando sobre “las potencialidades del proceso revolucionario”. Por eso tampoco tiene sentido reclamar a Maduro, como hacen algunos oportunistas incorregibles, que “vuelva a la fuente” del proyecto chavista. Ese discurso alimenta la confusión y el engaño. Jamás estuvo en el proyecto chavista fortalecer el poder real de los obreros y de los oprimidos. Por eso mismo tampoco había ninguna intención de avanzar a forma alguna de socialismo, entendido este como un régimen en el que los productores deciden y rigen sus destinos.


En base a lo desarrollado hasta aquí, pensamos que no hay soluciones progresistas, más o menos factibles, para la clase trabajadora venezolana.


Hay que mirar de frente esta realidad. Los burócratas-milicos-“socialistas” provocaron una profunda derrota en la conciencia de la gente (y no solo en Venezuela). 

Esto no se revierte de un día para el otro. Ahora, el rol de la crítica pasa al primer plano. 

Por supuesto, esto no niega que haya que defenderse frente al avance represivo del régimen. Una dictadura bonapartista, con el agravante de estar montada sobre una economía en crisis profunda, es una amenaza de primer orden. Pero se tratará de luchas defensivas. 

Hoy no se atisba siquiera alguna expresión de independencia de clase medianamente representativa. 

Incluso si se convocara a una Asamblea Constituyente, como pide alguna gente de izquierda, las fuerzas mayoritarias serían burguesas o estatistas burguesas. Insisto, hay que reconocer la derrota a que han llevado al movimiento.


El único punto de apoyo en este momento es partir de balances objetivos, y avanzar sin concesiones ideológicas. Es imperioso entender lo  que sucedió



rolando - postaporteñ@ 1747 - 2017-04-02








La sombra de Stroessner

Por Carlos Iaquinandi Castro

Redacción de SERPAL  01 de abril de 2017 



La maniobra de 25 senadores para aprobar una enmienda constitucional que permita la reelección del actual presidente paraguayo Horacio Cartes,  provocó la noche del viernes una revuelta popular en Asunción que dejó un saldo de un muerto, varios heridos y más de 200 detenidos.


Todo comenzó al conocerse que  25 senadores gubernamentales se habían reunido a puertas cerradas en el local de “Frente Guasú” agrupación del ex presidente Fernando Lugo, (derrocado en 2012) y dieron allí media sanción a  una enmienda constitucional para permitir la reelección del actual presidente Horacio Cartes.


Los paraguayos, que a pesar de los años de formalismo democrático tras la dictadura del Gral. Stroessner ( 1954-1989)  no han podido liberarse de la herencia de corrupción, desigualdad y clientelismo estructural, ocuparon indignados las calles de Asunción. Tras varias escaramuzas violentas lograron quebrar la custodia y penetrar en el Congreso. 

Allí provocaron daños y un incendio que afectó la primera y la segunda planta del edificio. Los incidentes se extendieron por el microcentro de Asunción, causando daños diversos.
Mientras en las calles la situación estaba fuera de control, fuerzas policiales irrumpieron en la sede del Partido Liberal Radical Auténtico ( de oposición), donde se hallaban dos centenares de dirigentes y militantes. Allí fue muerto de un balazo el dirigente juvenil Rodrigo Quintana, de 25 años.

 Según los testimonios el disparo lo efectuó a corta distancia uno de los policías. El médico Herminio Ruiz, que atendió al joven baleado, certificó esa circunstancia, añadiendo que el impacto fue en la cabeza del joven opositor.


La dirigente liberal Reggina Ríos afirmó que los policías actuaron con extremada violencia, provocando situaciones de pánico. Añadió que el grupo policial  se retiró al advertir la llegada de las cámaras de los periodistas.


El presidente quiere repetir


Desde hace meses que el presidente Cartes y sus partidarios intentan modificar la constitución de 1992, que  fue aprobada con la limitación del ejercicio de los cargos de presidente y vice por un único período. ( Durante la dictadura la Carta Magna autorizaba la reelección indefinida para perpetuar a Stroessner) . Está claro que el objetivo de Cartes es mantenerse en el gobierno. Pero el obstáculo es que ahora, en su artículo 229 la constitución reformada afirma taxativamente que “no podrán ser reelectos”. ( Eso explica la complicidad de partidarios de Lugo con la maniobra oficialista, ya que el ex presidente también tiene aspiraciones de volver a postularse).


Pero ¿quién es Horacio Cartes?


Cartes es un empresario que en 1985 fue condenado por un caso de estafa al Banco Central del Paraguay por un monto de unos 34 millones de dólares.
Estuvo prófugo de la justicia durante 4 años. Según informaciones reveladas por Wikileaks, también fue investigado por la DEA ( Administración norteamericana para el control de drogas ) por supuesto lavado de dinero. 

En el 2009 ingresó en el Partido Colorado ( al que perteneció el dictador Stroessner) y logró el apoyo de las distintas corrientes internas para postularse y ganar la presidencia.



La larga sombra del dictador


Los años de democracia tras el derrocamiento de Stroessner no han logrado alterar las constantes de corrupción, ni mejoraron la situación de los campesinos que soportan la ocupación de sus tierras, la presión de los empresarios sojeros y otras constantes históricas de postergación.



Paraguay es un país de antigua tradición rural, donde la unidad económica que produce gran parte de la riqueza es el campesinado. Como citaba el investigador argentino Juan Carlos Garavaglia (*) en su estudio de 1987, “esa riqueza sería impensable sin la existencia del campesinado.”   

Allí reflexionaba: “en realidad el campesino derrocha trabajo, pero tiene una imposibilidad casi total de acumular ”. Y se preguntaba:  “Su drama es que su pobreza está causada por el “sistema”, palabra que al final no dice nada; se puede saber qué es el sistema , pero, ¿quién es el sistema?”.  


Hoy quizás podríamos responder que el sistema es la trama de intereses políticos y económicos que viene perpetuándose desde hace tantas décadas en el Paraguay. 

Los componentes de esas tramas son quienes dictan las leyes y quienes ordenan reprimir cuando lo consideran necesario para mantener su poder y sus privilegios.



La lucha sigue



Las historias de corrupción, desigualdad y postergación vuelven a repetirse en Paraguay. Pero el movimiento de resistencia popular hunde sus raíces en los tiempos de la Conquista. 

Desde las rebeliones comuneras de los campesinos, que luego tendrían un papel decisivo en las luchas por la independencia, los sectores populares han peleado por sus derechos y sus libertades. Y el estallido del viernes en Asunción, recuerda que ese movimiento sigue vivo. Que no acepta mansamente la injusticia de sus gobernantes. Por eso camina y lucha junto a gran parte de sus hermanos del continente latinoamericano.



(*)  Estas citas pertenecen a uno los más serios estudiosos de nuestra sociedad histórica, el investigador argentino Juan Carlos Garavaglia, en su artículo: “Campesinos y soldados: dos siglos en la historia rural del Paraguay” incluido en el libro Economía, sociedad y regiones (Buenos Aires, Ediciones de la Flor, 1987, p. 193-260) 




__________________________________________




Paraguay: La enmienda nacida del atraco tuvo su primer referéndum en las calles



Repudio y condena a la represión policial


 La represión contra manifestantes registrada en la tarde y noche frente al Congreso, donde a tambor batiente y con una alevosía inimaginable, se estaban cocinando la enmienda impulsada por la alianza cartista-luguista-llanista.
Todo lo que está sucediendo en torno a las ambiciones electorales de los representantes de la narcopolítica como Cartes, el genuflexo Llano y el cínico y oportunista de Lugo, y de esa manera se abre una peligrosa senda regresiva en cuanto al régimen político.


Una masa enardecida expresa su descontento. Miles de personas, principalmente jóvenes, ante tamaño atropello, ganaron las plazas del Congreso expresando no sólo su rechazo ante la arremetida reaccionaria, sino también la rabia contenida contra todo el régimen y, principalmente, contra el gobierno de Cartes.


Esta furia e ira contenida de amplios sectores avasallados por el rampante autoritarismo del gobierno y la desvergonzada corrupción del Parlamento se expresó en la quema de partes enteras del edificio del Congreso.


Más retroceso en el régimen es intolerable. La arremetida enceguecida contra normas y procedimientos básicos de la institucionalidad burguesa, expresa la onda avasalladora del gobierno de Cartes en artera conspiración con Lugo y Llano que buscan sacar sus ventajas de claque y de rosca.


Los actos como los vividos advierten que éste escenario es apenas la ante sala de un mayor endurecimiento del régimen. Ante la inminencia de la apertura de una etapa con mayores ribetes reaccionarios, entendemos que el recurso que queda es la clara y contundente manifestación del rechazo como de la realizada en la tarde y noche de furia del 31 de marzo.


El Luguismo como peón de la estrategia cartista


Las encuestas obnubilan a quienes tienen meros intereses electoralistas. El luguismo se juega a asegurar los puestos de sus legisladores y justifica su movida con el discurso ingenuo de que lo derrotarán electoralmente. 

Lugo, se llama al silencio dejando el trabajo sucio a sus senadores quienes acompañan fanáticamente un proceso que nos lleva hacia un pasado al cual no queremos regresar.


La oposición que queda por fuera de la mesa de Cartes y sus barones. Sin dar ningún apoyo a la actual oposición política, que son otros ilustres sinvergüenzas, representantes de intereses del otro bando capitalista (Marito, Alegre y compañía), condenamos los sucesivos atropellos que acomodan la Constitución Nacional para continuar con el saqueo y la miseria de la mayoría del pueblo trabajador.


Ambos bandos capitalistas nada tienen que ver con nuestras vidas y nuestros intereses. Llamamos al pueblo trabajador a que rompa con los partidos tradicionales y con los que propugnan ser el cambio mientras negocian y conviven con lo peor de la política paraguaya. Esta disputa inter-burguesa nos interesa en la medida en que no se vuelva hacia un régimen autoritario como el vivido con el estronismo

.
Convocamos al pueblo trabajador a organizarnos y movilizarnos para frenar este proceso autoritario


Comité Ejecutivo Nacional del PT, 31-03-2017


Partido de los Trabajadores de Paraguay



- postaporteñ@ 1747 - 2017-04-02 











COLOMBIA: La rebelión local a la imposición extractivista

 

Consultas Populares en Colombia



La consulta popular en Cajamarca demuestra que existen caminos para una democracia participativa que atienda los deseos de los ciudadanos.


Por Sandra Hincapié - Marzo 2017 - Nueva Sociedad



Colombia es uno de los países más peligrosos del continente para la defensa de los derechos humanos y el medio ambiente. Las amenazas, hostigamientos y asesinatos sistemáticos de activistas, denunciados en diversos informes e investigaciones, han convertido en riesgo inminente la defensa de los bienes comunes. A pesar de ello, la ciudadanía movilizada de Cajamarca, un pequeño pueblo enclavado en la cordillera de los Andes, a través de una consulta popular ha ganado una batalla por el agua y los bienes comunes a los «poderes salvajes» extractivistas que amenazaban con imponerse desde el gobierno central.



¿Qué se decidió a través de esta consulta popular y por qué es importante para Colombia?



El domingo 26 de marzo la ciudadanía fue convocada para responder la siguiente pregunta: « ¿Está de acuerdo sí o no con que en el Municipio de Cajamarca se ejecuten proyectos y actividades mineras?». Los resultados obtenidos no dejaron lugar a dudas sobre la decisión de la ciudadanía, ya que el 97.92%, equivalentes a 6.296 votos, se pronunció negativamente frente a la realización de proyectos mineros.



La implementación de este mecanismo de democracia directa fue posible gracias a la movilización que, desde 2009, vienen encabezando diversos colectivos sociales, ambientalistas, defensores de derechos humanos y organizaciones campesinas en contra del proyecto minero La Colosa de la empresa multinacional AngloGold Ashanti.



Este proyecto minero pretende explotar un yacimiento de oro que se estima en 26 millones de onzas, uno de los diez más grandes del mundo, a través de una mina a cielo abierto en una Zona de Reserva Forestal en la cuenca alta del río Coello. En esta Zona de Reserva Forestal se encuentra una gran diversidad de ecosistemas como páramos, bosques de niebla y zonas forestales protectoras y productoras, es rica en recursos acuíferos, ya que se encuentran 160 nacimientos de agua y la cuenca del río Coello, que abastecen de agua a los municipios de Cajamarca, El Espinal, la ciudad de Ibagué y al distrito arrocero más grande del país.



La consulta popular de Cajamarca se convirtió en referente de la movilización y acción colectiva que se está llevando a cabo en los escenarios locales, a lo largo y ancho del país, frente a la imposición del extractivismo como política económica del gobierno nacional. Para su realización los diversos colectivos tuvieron que enfrentarse no sólo a los intereses corporativos de la empresa multinacional, sino también a diversas autoridades del gobierno nacional, incluido el propio Presidente de la República, que encabezó una dura batalla en contra de las aspiraciones de la ciudadanía movilizada.



Diseños institucionales, derechos y acción colectiva



América Latina asistió, durante las últimas décadas, a procesos democratizadores que llevaron a cambios constitucionales, a través de reformas o procesos constituyentes. 


Estos procesos incorporaron diversas formas para el ejercicio de la participación ciudadana, combinando mecanismos de democracia representativa y democracia directa. En las investigaciones comparadas sobre la utilización de los mecanismos de democracia directa, se ha señalado que éstos han sido poco aplicados y en su mayoría convocados «desde arriba», bien por el ejecutivo o por los parlamentos 1/



En Colombia, después de una agitada década de movilizaciones por la exigencia de apertura y democratización del sistema político, la Constitución de 1991 sentó las bases para una democracia participativa. Desde el primer artículo de la nueva Constitución se declaró una República «democrática, participativa y pluralista». La participación apareció transversalmente en toda la Constitución considerada como principio, como derecho y como mecanismo de «empoderamiento» ciudadano /2



El capítulo IV específicamente fue dedicado a la participación de los ciudadanos en las decisiones públicas. En ese sentido se hacía referencia a «formas de participación del pueblo en ejercicio de su soberanía», con diversas medidas para fomentar las iniciativas populares, el control y la vigilancia del poder político como: «el voto, el plebiscito, el referendo, la consulta popular, el cabildo abierto, la iniciativa legislativa y la revocatoria del mandato» (Artículo 103), que fueron reguladas posteriormente por medio de la Ley de mecanismos de participación ciudadana en 1994.



En lo que atañe a la democracia local, la valoración de la democracia participativa en el proceso constituyente buscó generar procesos organizativos alrededor de la descentralización y gestión del desarrollo a través de la planificación local participativa, fortaleciendo el municipio como entidad territorial y jefatura del gobierno local (Ley 60 de 1993). Una gran apuesta no sólo constitucional sino también legislativa, reglamentó una amplia gama de instancias donde se buscaron crear las condiciones por acercar lo público al ciudadano, como pilar fundamental en el que se legitimaron las nuevas condiciones de modernización estatal /3


Las reformas democráticas inusitadas sobre la participación que promovió la Constitución de 1991, fueron la respuesta institucional más clara a las movilizaciones sociales constituyéndose en una gran oportunidad de transformación del orden estatal. 

Sin embargo, mientras las conquistas jurídicas prometían un cambio para la democracia local, las dinámicas del conflicto armado interno marcaron una tendencia de auge y degradación de la confrontación a todo lo largo y ancho del territorio nacional que impidió en los hechos la democratización de los escenarios locales. Por el contrario, a través de la guerra fueron construidas las hegemonías regionales que, al calor del fusil, crearon las condiciones económicas —gracias al despojo y la concentración— y sociales —de contención y eliminación de las resistencias— que hacen posible hoy la explotación intensiva de los recursos naturales.


Democracia local frente al centralismo extractivista




A pesar del contexto adverso que impone la presencia de organizaciones armadas asociadas al paramilitarismo en buena parte del territorio nacional, a partir del 2010 se está viviendo una renovación de la democracia local y los procesos participativos, como respuesta colectiva a la imposición que desde el nivel central de gobierno se hace de proyectos extractivistas.


En el año 2009 comenzaron las tareas de exploración del proyecto La Colosa en el Tolima y, con ellas, las movilizaciones sociales en contra del proyecto, en la medida que amenaza las fuentes de agua, los ecosistemas y la vocación agrícola de la región. 

Encabezados por el Comité por la Defensa de la Vida, diversos colectivos sociales y organizaciones campesinas realizaron sostenidas acciones colectivas en oposición a la construcción de La Colosa, sin encontrar respuestas favorables por parte del gobierno nacional que otorgó la licencia de exploración.
Como antecedentes fundamentales a la consulta popular de Cajamarca-Tolima, encontramos una activa movilización local en la región y otros lugares del país por la defensa de los bienes comunes, donde se reivindicó el derecho a decidir a través de los mecanismos de democracia directa.



Primero, en los departamentos de Santander y Norte de Santander, a través de intensas movilizaciones, diversos colectivos se opusieron a los proyectos mineros de la empresa canadiense Greystar en el Páramo de Santurbán. Defendiendo su derecho a participar, exigieron la posibilidad de llevar a cabo consultas populares para declarar como bienes de interés público los ecosistemas que proveen de agua a la región e impedir el desarrollo de proyectos megamineros.

 Sin embargo, la petición de consulta popular fue negada por el Tribunal Administrativo de Santander en 2011 y en el departamento de Norte de Santander, donde sí fue aceptada su realización, la Registraduría Nacional argumentó falta de presupuesto y no fue llevada a cabo.


Posteriormente, en el municipio de Piedras, municipio que también se encuentra en el área de influencia del proyecto La Colosa, por primera vez logró realizarse una consulta popular convocada por el alcalde municipal en julio de 2013. Como resultado de la consulta popular, el 92,2% de la comunidad votó en contra del megaproyecto minero. 

 En diciembre del mismo año, en el municipio de Tauramena, departamento del Casanare, a través de otra consulta popular, el 96% de los votantes se manifestó en contra de las actividades relacionadas con la explotación de hidrocarburos en sus territorios.


Sin embargo, a pesar de las disposiciones constitucionales, el gobierno nacional intentó frenar la realización de Consultas Populares al establecer que no pueden oponerse al desarrollo de proyectos mineros gobiernos locales, regionales o sus comunidades (Decreto 0934 de mayo de 2013). El propio presidente Santos fue claro al expresar que la consulta era «ilegal» ya que «el subsuelo es de todos los colombianos». 

 En ese sentido, por medio del decreto 2691 del 23 de diciembre de 2014, el gobierno nacional facultó al Ministerio de Minas para tomar medidas concluyentes frente al desarrollo de los proyectos mineros. Por su parte, la Procuraduría General de la Nación «advirtió» a los funcionarios locales sobre su «incompetencia» para decidir sobre la posibilidad de la Consulta. En los casos de Piedras y Tauramena la Procuraduría decidió abrir investigaciones disciplinarias a los funcionarios locales.



En este contexto, la fuerza de la movilización y la acción colectiva no cesó y a través del litigio estratégico como forma de movilización, fueros interpuestos recursos que culminaron con históricas sentencias de la Corte Constitucional en 2016. A través de la sentencia C-035 del 8 de febrero de 2016, la Corte Constitucional colombiana declaró que ante la presencia de títulos mineros, debe prevalecer el derecho al medio ambiente sano y no el derecho adquirido por las licencias ambientales


Así mismo, prohibió la actividad minera y de hidrocarburos en los páramos, y reiteró la autonomía constitucional que tienen los municipios para decidir sobre sus suelos y ordenar el territorio, sentando un precedente fundamental de legitimidad para las Consultas Populares.

 Más adelante, en agosto de 2016 la Corte Constitucional reiteró su postura a través de la Sentencia T-445/2016 al señalar que las entidades territoriales hacen parte del Estado y por tanto son propietarias del subsuelo y de los recursos naturales no renovables, precisando que: «los entes territoriales poseen la competencia para regular el uso del suelo y garantizar la protección del medio ambiente, incluso si al ejercer dicha prerrogativa terminan prohibiendo la actividad minera».


Cajamarca: las lecciones aprendidas



Después de los históricos fallos de la Corte Constitucional y de una intensa batalla jurídica —debido a múltiples recursos interpuestos ante el Consejo de Estado— fue posible realizar la consulta popular en el municipio de Cajamarca, que permitió expresar democráticamente el contundente rechazo de la comunidad a los planes y proyectos mineros.


Todo el proceso alrededor de la consulta popular en Cajamarca deja lecciones fundamentales para Colombia, donde la acción colectiva de comunidades locales, apoyadas por diversos colectivos sociales, ha permitido las condiciones para la generación de un amplio debate donde se discuten las posibilidades reales de participación ciudadana en el planeamiento del desarrollo local-regional, como promesa de las sociedades democráticas en general y de los principios constitucionales colombianos en particular.


Gracias a la acción colectiva local, la creación de redes de movilización y la convergencia de diversos sectores de la sociedad civil, se ha demostrado que es posible construir un lenguaje enmarcado en derechos, en el que la defensa de los bienes comunes prevalezca frente a los intereses privados y corporativos. Los resultados obtenidos a través de la utilización de mecanismos de democracia directa como estrategia de movilización, no dejan lugar a dudas sobre la ilegitimidad de la política extractivista, a favor de los intereses corporativos, e impuesta desde el gobierno nacional a las regiones y localidades que son, en últimas, quienes asumen los inmensos costos y pasivos ambientales inconmensurables que deja la minería.


En toda América Latina, un continente sumido en el consenso extractivista, los gobiernos nacionales se oponen de manera decidida a la implementación de los mecanismos democráticos de participación para consultar a las comunidades afectadas directamente por los proyectos extractivos.

 Basta observar los graves incidentes ocurridos hace poco en proyectos mineros de Brasil, y esta misma semana en Argentina, para advertir que los planes y programas de gobierno en los cuales se sustentan las políticas extractivistas, difícilmente se ajustan a los marcos constitucionales que garantizan derechos fundamentales a sus ciudadanos.

 La intensidad de los daños ya causados en el deterioro de la calidad de vida las comunidades locales donde se han desarrollado grandes proyectos —como La Guajira en Colombia, el Gran San Juan en Argentina, Zacatecas en México, Cajamarca en Perú—, hacen evidente las graves violaciones a los derechos fundamentales, a los derechos intergeneracionales y el detrimento patrimonial de toda la ciudadanía por la explotación de los recursos naturales.


Por todo lo antedicho, es fundamental la fuerza de la movilización exigiendo más y mejor democracia, así como el desarrollo de múltiples mecanismos de democracia directa que hagan posible la participación ciudadana efectiva en el planeamiento del desarrollo local. 

La reivindicación de la participación democrática en los escenarios locales forma parte de las promesas no cumplidas en los procesos de democratización asociados a la descentralización del poder, como parte fundamental de las reformas promovidas en las últimas décadas.


Es preciso recordar que el derecho a decidir, como condición del ejercicio de la ciudadanía, es una aspiración legítima en un orden democrático.




 1/ Alicia Lissidini. Yanina Welp y Daniel Zovatto (Comp.) Democracias en movimiento. Mecanismos de democracia directa y participación en América Latina, México, Universidad Nacional Autónoma de México, Centro de Investigaciones sobre Democracia Directa, Instituto Internacional para la Democracia y Asistencia Electoral, 2014. Alicia Lissidini: «Democracia directa en América Latina: avances, contradicciones y desafíos» en Minnaert y Endara (Coord.) Democracia participativa e izquierdas. Logros contradicciones y desafíos, Quito, FES-ILDIS, pp.120-189, 2015


2./ Fabio Velázquez, La institucionalización de la participación en Colombia: notas para su interpretación En: Política & Sociedade. Revista de sociología política. v. 10, n. 18, pp. 155-186, 2011


3/ Fabio Velázquez y Esperanza González, ¿Qué ha pasado con la participación ciudadana en Colombia? Bogotá: Fundación Corona. 2003



NUSO - postaporteñ@ 1747 - 2017-04-02 







ECUADOR : Las políticas correístas que dividieron a la Amazonía



Las elecciones presidenciales sacaron al aire divisiones internas en el movimiento indígena amazónico. La región que ha votado mayoritariamente por el banquero Guillermo Lasso en la primera vuelta de las elecciones presidenciales vive un verdadero fraccionamiento, aguzado por el escenario electoral. 

El candidato opositor disputa la preferencia del electorado amazónico, ofreciendo concesiones ecologistas puntuales, como la consulta previa vinculante y la amnistía a dirigentes que han resistido a la actividad extractivista



Por Mallu Muniz periodista y PhD en Sociología, autora de La búsqueda de la palabra robada: estrategias de comunicación y articulación de pueblos y nacionalidades indígenas en la Amazonía Ecuatoriana.


SERVINDI 31 de marzo, 2017



 “¿Qué pasa con la Confeniae?”. La pregunta fue compartida en una red social, después de que un grupo, autoidentificado como representante de la Confederación de Nacionalidades Indígenas Amazónicas del Ecuador, anunciara su apoyo a Lenín Moreno en la internet y en los periódicos.


Abrigado bajo el paraguas del reconocimiento legal otorgado por el gobierno de Rafael Correa, el sector presidido por Felipe Tsenkush no es reconocido por la Conaie ni por organizaciones indígenas internacionales, como la Coordinadora de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (COICA).


El sendero trazado por las nacionalidades amazónicas empezó a bifurcarse con la implantación de proyectos desarrollados por la Secretaría Nacional de Gestión de la Política (SNGP) –subordinada a la Presidencia– y por otros órganos del gobierno de Rafael Correa, como la Secretaría de Hidrocarburos del Ecuador (SHE) y el Ministerio de Minas. Mientras Tsenkush ha gozado de reconocimiento inmediato desde su elección, en septiembre de 2015 –incluyendo asesoría mediática en medio del conflicto con el pueblo Shuar Nankintz–, el dirigente achuar Marlon Vargas comanda otro sector de la Confeniae sin respaldo legal.
“Lo que se hizo fue dividir y entregar una legalidad a esta organización –defiende Severino Sharupi, dirigente de Territorios de la Conaie–.

 La Confeniae, que estuvo presidida por Franco Viteri y que ahora está con Marlon Vargas, es una Confeniae legítima, pero la otra, que está presidida por Felipe Tsenkush, carece de legitimidad y apoyo. Por esto, nosotros como Conaie habíamos otorgado un nombramiento a la nueva directiva (de Vargas), porque la Constitución nos faculta este derecho”.


El gobierno ha actuado como juez y parte




A lo largo de la trama organizativa de los últimos años, el gobierno ecuatoriano ha asumido un doble rol de juez y parte. Con el decreto presidencial 691, promulgado en junio de 2015, la SNGP ha sustituido al Consejo de Desarrollo de las Nacionalidades y Pueblos del Ecuador (Codenpe). Bajo el comando de la abogada Viviana Bonilla, el brazo de la Presidencia para una “gestión de la política” junto a organizaciones y movimientos sociales, pasó a legalizar y registrar estatutos, directivas y consejos de gobiernos de las nacionalidades y pueblos del Ecuador. La Secretaría debió reconocer legalmente, desde este momento, a las organizaciones que, como la Confeniae, mantienen su derecho propio y consuetudinario para la elección de sus dirigentes.


Dos meses después del decreto presidencial, la Conaie convocó a sus bases para el levantamiento de agosto de 2015, caracterizado por la SNGP como “días de violencia”. En aquella ocasión, Bonilla declaró: “Derecha y movimiento indígena juntos. Opresores y oprimidos unidos. ¡Cuánta contradicción!”. Según la abogada, “el anuncio del paro nacional, lejos de ser una expresión espontánea del pueblo indígena”, constituía “una estrategia más de la oposición, por crear un clima de malestar en el país”.


A su vez, Andrés Tapia, Dirigente de Comunicación de la Confeniae, afirmó que el levantamiento fue un divisor de aguas. “En la Asamblea Anual de la Conaie, en mayo de 2015, en Salasaca, se resolvió ir a un levantamiento y paro nacional en contra de las políticas desfavorables a los pueblos indígenas.

 La Amazonía tuvo una participación protagónica y firme en estas jornadas –dijo, refiriéndose a las movilizaciones de agosto, cuando indígenas amazónicos ocuparon las calles de Morona Santiago, Pastaza, Zamora y Orellana durante algunos días.


Tapia, que estuvo al lado de Franco Viteri e integra actualmente el Consejo de Gobierno presidido por Marlon Vargas, opina que “el gobierno vio que ya no podía de manera alguna tener injerencia en la agenda política de la Confeniae, y tomó la decisión de dividirla”.



‘Somos Amazonía’ hizo propaganda de la unidad amazónica



Pasado el paro nacional de 2015, llegó el día de la supuesta destitución de Franco Viteri –expresidente de la Confeniae reconocido por la instancia máxima nacional del movimiento indígena, la Conaie–, en septiembre del mismo año.
Dos días después de la supuesta destitución de Viteri, un funcionario de la Secretaría Nacional de Hidrocarburos (SHE) registró su viaje a Puyo para identificar a los “actores del nuevo Consejo de Gobierno de la Confeniae”. Tsenkush, exdiputado y exmiembro de Pachakutik, brazo político de la Conaie, fue expulsado del MUPP en 2004, después de abandonar su bancada y apoyar al grupo gobiernista que seguía al lado del entonces presidente Lucio Gutiérrez, en el Congreso Nacional.



“Está paralizada la Confeniae, por lo que debemos buscar nuevas estructuras. Si no dialoga con el Estado, ¿qué vamos a hacer?”, cuestionó el dirigente kichwa de Pastaza Antonio Vargas, poco antes de apoyar la destitución de Viteri. En noviembre, otro grupo de dirigentes amazónicos se reunió en la comunidad Unión Base, en Puyo, para ratificar la legitimidad de un presidente en contra de la legalidad del otro.


La división entre organizaciones amazónicas, mapeada años antes por la SNGP, fue consumada


La postura de las organizaciones frente a la exploración petrolera fue destacada en un mapeo realizado por el gobierno desde años anteriores. Esta tarea fue ejecutada por la misma SNGP en uno de sus principales proyectos, destinado al “fortalecimiento organizativo” en las distintas regiones del Ecuador.
Fueron señalados aquellos más o menos cercanos políticamente al gobierno. La Nacionalidad Achuar del Ecuador (NAE), que también ha enfrentado procesos de división entre 2015 y 2016, fue descrita como “vinculada al Movimiento de Unidad Plurinacional Pachakutik” y “opositora a los programas del Gobierno Nacional, [como la] XI Ronda Petrolera [y la exploración en el bloque] Yasuní ITT”.


En 2014, la NAE estaba bajo el comando de Jaime Vargas, primo de Marlon y una de las principales voces opositoras a la XI Ronda Petrolera, desde su anuncio en 2012. Marlon Vargas en este momento ejercía el rol de director de la Radio La Voz de la NAE, una de las catorce frecuencias de radio que el gobierno ha concedido a las respectivas organizaciones indígenas del país, a partir de otro proyecto emblemático de incidencia político-comunicativa conducido por la SNGP.


Para desarrollar el “fortalecimiento organizativo”, la Secretaría se ha enfrentado con algunas barreras, como la imposibilidad de diálogo con dirigentes de la NAE que, según el propio texto de la SNGP presentado a Senplades, no ofrecían “opción de diálogo” frente al tema extractivo.


El acercamiento a las nacionalidades amazónicas se dio por medio de “convenios de Cooperación Interinstitucional” firmados principalmente con grupos favorables a los “proyectos estratégicos del Gobierno”. Según Tapia, “lo que se ha visto fue una inversión clientelar por parte del Estado”. 

El Dirigente de Comunicación de la Confeniae defiende que la provincia de Pastaza estuvo “desatendida en términos de infraestructura” por su tendencia “anti-correista”. Para él, “esto intensificó los procesos de división porque unos tienen a su lado todo el aparato gubernamental y otros somos perseguidos y criminalizados por el mismo régimen”, se quejó el dirigente.


A su vez el gobierno ha tratado las tendencias “anticorreístas” como parte de los “intentos de desestabilización”.


En marzo de 2015, en el cantón de Archidona, provincia de Napo, la SNGP y representantes de varios ministerios asistieron a un evento con el objetivo de “neutralizar los intentos de desestabilización a la actual dirigencia de la NAWE (Nacionalidad Waorani del Ecuador), evidenciando el trabajo articulado del Ejecutivo con la dirigencia”. Una de las diapositivas presentadas a los funcionarios del gobierno en reunión preparatoria decía: “Moi Enomenga, presidente de la NAWE, es un actor estratégico a favor del gobierno en temas de explotación petrolera”.


Nuevos intentos de “neutralizar” a sectores opositores se dieron a lo largo de 2015, a partir de los eventos Somos Amazonía I y II, respectivamente en febrero y agosto. La SNGP ha colaborado con la organización del evento, a través de una comisión de funcionarios asignados por cada subsecretaría. “Somos Amazonía fue una iniciativa para transmitir un mensaje de los logros que se pueden conseguir cuando se trabaja articuladamente, haciendo primar el interés de la comunidad sobre los intereses particulares.

 Porque juntos somos invencibles, juntos somos Amazonía, juntos somos Ecuador”, dijo Bonilla en Morona Santiago, durante Somos Amazonía II, realizado poco antes del paro nacional anunciado por la Conaie. La abogada destacó el “subsidio del 35% a los municipios amazónicos para obras de saneamiento”, y en el caso de las juntas parroquiales, el “7% de los valores que por la Ley 010 se transfieren al ECORAE (Instituto para el Ecodesarrollo Regional Amazónico)”.


Para el dirigente de Territorios de la Conaie, “a la Revolución Ciudadana solo le sirven las organizaciones que se sometan o que beneficien a su proyecto, pero apenas cuando no tienen otros planteamientos o críticas, por lo tanto el tema de la división de la Confeniae es un conflicto político entre el gobierno de la Revolución Ciudadana y el movimiento indígena”, opinó Sharupi.


Asesoría mediática fue impulsada por el Ministerio de Minas



“El poder está en la sapiencia, no en la lanza”, dijo el Shuar Felipe Tsenkush en un video publicado el día 1 de diciembre de 2016 en Youtube, quince días antes del enfrentamiento entre integrantes de la nacionalidad Shuar y las fuerzas policiales, por resistencias a la explotación minera al sur de la Amazonía ecuatoriana. “Todos hemos coincidido en que necesitamos la unidad.

 Igualmente hemos identificado desde dónde vienen las apuntaladas de la división”, dijo el mismo dirigente en otro video, publicado el 2 de diciembre del mismo año. La página de Confeniae Oficial en Youtube, ha publicado apenas estos dos videos y no tenía ningún inscripto en la página hasta el día de ayer.
Entre finales de noviembre y los primeros días de diciembre últimos, funcionarios del Ministerio Coordinador de Sectores Estratégicos (MCSE) y del Ministerio de Minas estuvieron en Puyo para apoyar a Tsenkush. Con la Coordinación Estratégica de Intervención Social, subordinada al MCSE, se ha realizado una “reunión de trabajo con la Confeniae y su presidente Felipe Tsenkush, para trabajar en un diálogo para los procesos de paz en la zona de los Proyectos Estratégicos Nacionales


A su vez, una funcionaria de la Dirección de Comunicación Social describió sus funciones en un informe de servicios abonados por el Ministerio de Minas. 

El Informe de servicios institucionales presentado por la servidora pública indica el objetivo de su visita a Puyo: asesorar “en cuanto a logística, manejo de redes sociales y discursos del presidente de la Confeniae Sr. Felipe Tsenkush”. Como “productos alcanzados”, el mismo informe revela que se ha logrado aportar con “publicaciones en la página oficinal de Twitter y Facebook de la Confeniae, free press en los medios de comunicación de territorio”, “ruedas de prensa realizadas en Puyo y en Quito”, además de la elaboración de “un vídeo con Declaraciones del Presidente Felipe Tsenkush”.

Un expresidente de la Confeniae lanza su voz desde la clandestinidad

“Nadie denuncia como ellos hicieron callar a los líderes, como intimidaron a los líderes. Por esto yo tengo que seguir hablando, no importa que me busque donde sea”. Estas son palabras de Domingo Ankuash, líder Shuar histórico, antiminero y expresidente de la Confeniae. Sus declaraciones e imágenes fueron divulgadas en una red social. Son videos cortos, atrapados por Alba Crespo y Edu Leon en medio a la selva, donde el dirigente se encuentra escondido hace más de tres meses. Su nombre y el de otras 70 personas se encuentran en una lista de sospechosos de envolvimiento en el enfrentamiento con las fuerzas policiales que protegían al campamento de la empresa minera china EXSA. La muerte de un policía ha llevado el gobierno a declarar Morona Santiago en Estado de Excepción por sesenta días. 

Fueron ofrecidos hasta 50 mil dólares de recompensa.

Desde el 2009, hay un saldo de cuatro muertos en la región: un policía y tres líderes Shuar (José Tendetza, Bosco Wisum, Freddy Taish), además de varios heridos. Desde su Enlace Ciudadano 505, el presidente Correa ha atribuido los últimos acontecimientos a “un grupo minúsculo de extremistas de la etnia Shuar; con dirigentes irresponsables, que siempre ha demostrado comportamientos muy violentos”. 

Se trataría, dijo el presidente, “de un grupo de paramilitares y semidelincuenciales que no están luchando por ideales, están luchando por imponerse a la fuerza”.


- postaporteñ@ 1747 - 2017-04-02 











¿De quién se trata cuando hablamos de una conspiración histórica?

 Roland Denis | Viernes, 31/03/2017 Aporrea




Primero que todo:

¿Cuándo hablamos de conspiración a qué nos referimos?



No es la conspiración cuya permanente acusación ya parece propaganda de farándula; la conspiración de la derecha goda. Claro, en un país como el nuestro siempre la conspiración oligárquica está latente. De hecho es una realidad que desde el siglo XIX no hemos podido superar, precisamente por todas las debilidades nacionales y en qué medida cada etapa de gobierno, cada régimen en curso, siempre tendrá metida la mano de una clase que parasitariamente garantiza su reproducción colonial.


Conspiraciones que en el caso de Brasil por ejemplo, de Honduras y Paraguay, recordando el viejo caso del 11 de Abril por acá y los intentos e Ecuador y Bolivia hace seis y ocho años, siempre están latentes. Son parte de la idiosincrasia política de nuestras oligarquías algunas con éxito otras no. Lo de Brasil y el golpe parlamentario contra Dilma, dada la degradación burocrática y derechista del PT, y donde sí están metidas las manos de la socialdemocracia global en esta deformación burocrática e ideológica, al igual que acá como veremos, ha sido su trofeo mayor en décadas y que cambia toda la geopolítica continental. Pero aquí esto ya no les funciona dado el plan absorbente de todo el marco institucional de Estado que se elaboró después de los golpes del 2002 y sobretodo de la institución militar.

 Diríamos en nuestro caso que esa misma conspiración de todas formas sigue latente pero se juega fundamentalmente desde dentro. No se conspira en sí contra el gobierno, se ejerció de facto contra una revolución que buscó hacerse gobierno y a los años se entendió que solo desde ese mismo gobierno-Estado podía ser al menos neutralizada. Y como ya vimos en las anteriores entregas -el dónde y cómo de esta paralización del proceso transformador-, eso está funcionando perfectamente.



Tampoco, mucho menos, estamos hablando de las pequeñas y traidoras conspiraciones internas. Eso es el pan de todos los días entre las peleas tribales entre grupos de poder, tomando en cuenta que estos estados nunca dejaron de estar asentados sobre una historia pre estatal, ligada a los caudillos y los jefes de grupos que se internan en el Estado, sin ninguna visión nacional sino de tribu saqueadora y secuestradora.


Por supuesto le serán muy importantes a la conspiración de fondo ya que se trata de los sectores más fácilmente sobornables y corruptos aguardando su momento y lleguen los contactos pertinentes a sus intereses tribales.
Ni siquiera estamos hablando de esa otra conspiración que ya tiene una lógica planetaria y es la de los servicios secretos del "imperio" (NSA, CIA, Departamento de Estado, MOSSAD, inteligencias europeas, y sus respectivas franquicias a través de agencias, ONGs, personajes infiltrados dentro de los estratos del poder, integración de estas con las compañías transnacionales, medios de comunicación, partidos, estructuras militares, gerencias de Estado, etc.). Ese es otro capítulo, más tradicional dentro de la denuncia de izquierda e importante de ubicar, y que ahora suelen identificarlo en el espacio de las guerras de "cuarta generación".



Pero no es este caso lo que quisiéramos empezar a develar, no porque lo desestimemos sino porque se trata de algo que permanente esta mostrándose y no soy el más especialista al respecto; no participo del aparato de contraespionaje interno si algo aún existe al respecto, veo como simplemente el imperialismo sigue siendo quien es. 

Lo que sí estamos seguros es de la conexión de esta "inteligencia imperial" con los ejes conspirativos internos que trataremos, como aparatos globales de poder de orden político y geoestratégico. Muy interesante la manera en que se utilizan todas las perspectivas de estas nuevas teorías de la guerra, pero a través de agentes que no son la IV Flota norteamericana, o las bases militares continentales, sino las redes geopolíticas que se han venido configurando en el mundo, sobre todo después de la caída de la URSS, y la imposición del proyecto unipolar de dominio.



El punto que nos interesa es tan solo una hipótesis, quizás una larga intuición que hemos venido corroborando y que permite comprender mucho mejor en qué medida la acción política internacional juega con nosotros o se va internando hasta convertirse en una directriz que toma la fuerza de los eventos liberadores a frente a los cuales están supuestamente alineados para revertirlos por completo o simplemente descomponer por completo el "agua al pez" donde se fabrica y reproduce la voluntad revolucionaria, siguiente las tradicionales directrices contrainsurgentes. 

Es decir, nos interesa la conspiración política de fondo a través de las "CONEXIONES" como puntos de intersección de intereses globales con expresiones políticas e ideológicas concretas, y que en su conjunto actúan como grandes hilos nerviosos por donde se anima la contrarrevolución mundial, utilizando cerebros políticos, militares e intelectuales que juegan su partida la mayoría totalmente conscientes, otros hasta de "buena fe izquierdista, o nacionalista, o liberal-democrática".


No nos interesa el juicio ético-político por sí mismo ni la reafirmación de nuestro dogma político propio, sino el papel de cada quien en una historia que se quiso libertaria pero encerrada dentro de una "entropía natural" que hace de este territorio la gula del mundo, no solo de burócratas y parásitos empresariales nacionales, sino de los agentes presentes en esa "otra guerra" de orden estrictamente político por medio de agentes que conforman sus grandes tendencias mundiales.


En este caso solo dejaremos señalados las que son a nuestro parecer las conexiones más importantes y sobre qué personajes de mando político recae su acción, o más bien el efecto final de una acción que comienza siendo o simplemente un trabajo de subversión interna hacia el gobierno o hacia la nación venezolana y su población que luego se extiende hacia la difusión de la violencia y el paramilitarismo, como es el caso de lo que llamamos la "Conexión Uribe", o por los efectos de una nefasta política gestada desde Miraflores la Conexión francesa-española, que busca, entre choques interglobales, la hegemonía política occidental de una izquierda que hereda la influencia pero también todo el revisionismo y el desarme mundial revolucionario que jugó en sus últimas décadas la URSS, posiblemente desde la revolución española en los años treinta.



Cada "conexión" hace su historia dentro la lucha hegemónica mundial y están ligadas a su controversia geopolítica. Pero que se entienda, no es nuestro centro la geopolítica por ella misma que es solo un instrumento de compresión de correlaciones de fuerza a cualquier nivel territorial desde lo más global hasta lo más local, nos interesa su papel propiamente conspirativo, es decir, su capacidad de desmembramiento de la potencia transformadora que genera un acontecimiento revolucionario como verdad, deseo e identidad colectiva conquistada en la lucha victoriosa. 

Es su capacidad por tanto de neutralización, des-integración, des-organización, caotización, saboteo, y sobre todo de prefiguración de los escenarios finales de manera de poner fin al peligro que supone la subversión liberadora de un orden, utilizando las mismas debilidades de una historia de emancipación, y hasta sus mismos lenguajes.


¿Cómo lo hacen, como se van tejiendo los hilos internos, sus personajes, sus modos de articulación con los grandes centros de dominio mundial?, es todavía una larga investigación que sugiero hacerla entre muchxs. El poder es una relación de fuerza no una cosa, por tanto son muchas las relaciones, personajes, entes nacionales e internacionales, que habrá que seguir develando y descubriendo. Lo único que podemos avanzar hasta los momentos es la identificación de los grandes hilos por donde consideramos se han movido esos agentes globales a nivel nacional.


Pero antes de ubicarlos dejemos algo en claro que el objetivo de esa conspiración una vez derrotada la conspiración de principios del siglo XXI es el quiebre completo de la base material y las consistencias sociales que son bases fundamentales de una subjetividad colectiva dispuesta a dar la pelea libertaria. Qué y cómo han ejercido su labor de destrucción?, de eso se trata los artículos anteriores Quebrar por completo a un país no es solo un problema de solvencia y cartera presupuestaria, es su derrota como pequeño centro de des-orden y subversión de un orden mundial consolidado, hasta llevarlo a las condiciones que hoy se evidencia, tener que venderse al mejor postor.

 ¿De quién se trata hasta donde nos llega la mirada?, de eso se trata en este caso.
Trabajaremos esas dos grandes conexiones principales que han provocado un verdadero desastre y una tercera que aún no entra a nuestro criterio en la historia de esta larga conspiración pero se abre como una fuerza enigmática en la lucha hegemónica y geopolítica mundial que es lo que llamaremos la conexión "Putin" en el renacer del neoconservadurismo mundial.



La conexión francesa-española.



En nuestro caso esta es la más interesante e intrincada esfera de conspiración, un verdadero cerebro que desde el lenguaje y las intenciones del bien va atando todos los juegos de la muerte. 

Es una "conexión" porque se trata de un tejido de elementos –personajes, universidades, asociaciones, intelectuales y burócratas- conectados y cada vez más influyentes desde muy temprano con las esferas de gobierno, particularmente el venezolano. 

Sujetos que se identifican con la izquierda histórica, que no provoca hechos directamente conspirativos sino efectos completamente neutralizadores de todo el propósito de liberación planteado, engendradas dentro del originario gobierno revolucionario o directamente desde el movimiento popular.

 Es un lagarto que se va comiendo desde dentro la vitalidad de una revolución, le quita potencia, la desactiva, ayuda a crear políticas absolutamente absurdas y destructivas, evita la consolidación de todo pensamiento propio, hasta provocar la imposición de políticas que son un verdadero suicidio a la hora de destrabar los males estructurales de un país como el nuestro.


En otras palabras, su fuerza maligna, su capacidad conspirativa, se juega en el orden de los diseños programáticos y las estrategias transformadoras. Conexión experta en el estrangulamiento e implosión de procesos a partir de sus propias fuerzas (trabajo emprendido en el caso de Europa por ejemplo con el partido Podemos en España que se hace "representante" y a la vez desfigura y neutraliza la insurrección de los "indignados", o el partido Syriza en Grecia que termina quitándole toda potencia al movimiento obrero-popular de insurrección contra la Troika europea), utilizando lenguajes e intencionalidades que a veces deslumbran por su radicalismo y lenguaje anticapitalista. 

Se trata en definitiva de agentes que se mueven dentro de la palabra, la estrategia y básicamente el pensamiento conjunto de un proceso de liberación. 

Papel que tan bien han sabido jugar históricamente las más arraigadas cofradías de dominio, desde los sacerdotes que nacen con los reinados sumerios y egipcios, las cofradías de la cábala judaica, la masonería, los jesuitas, etc. Son los nuevos sacerdotes de la opresión en su versión progresiva, en contacto sin duda con todo lo que queda de esta ancestral manipulación enmascarada entre órdenes y religiones.


La ubicamos en sus ramales franceses y españolas por la temprana inserción de los agentes de la socialdemocracia de izquierda latino-europea que pronto entraron en los pasillos de gobierno y Miraflores hasta hoy y pronto supieron hacerse de un universo de aliados internos que terminaron produciendo un polo fuertísimo de poder que utilizó básicamente la cancillería de la República como escenario conspirativo y finalmente a Nicolás Maduro como candidato propio (¿a consciencia de él?, ni idea, pero pieza central del equipo sin duda) que supieron ayudar a convertirse en el hoy presidente.


¿De dónde viene su fuerza?

Está muy ligada con la historia de la caída de la URSS y quien son los herederos de este inmenso imperio con una influencia enorme dentro y fuera de lo que fue el "campo socialista". Una vez caída la URSS, las secciones más de izquierda de la socialdemocracia europea se convierten en herederas directas de sus esferas de influencia política, en general dentro de una izquierda que se mantuvo atada al revisionismo soviético, más allá de los naturales partidos comunistas, sino dentro de movimientos y formaciones izquierdistas que buscaron polos sustitutos de referencia.


Su llegada y sustitución de influencia en Nuestra América se da a través de Cuba que por su lado utiliza sus canales para influir dentro de los mandos conservadores de la socialdemocracia cada vez más cercana al neoliberalismo hegemónico en los años 90 pero decisiva en múltiples sitios de gobierno, y de esa manera salvar una revolución y un Estado de corte netamente stalinista que se desmoronaba si no fuese con la ayuda de gobiernos socialdemócratas europeos básicamente. 

Cuba le sirve de puente (un personaje como Ramonet, su cercanía a Fidel y su influencia a través del "Le Monde Diplomatique", es pieza clave desde un inicio) para entrar en todo el laberinto de sujetos de izquierda cercanos a Cuba y sobre todo al naciente gobierno bolivariano de Chávez a principios de los años 2000.
La impresionante atadura que aún se mantiene por razones históricas, de la izquierda genérica a la dirección del Partido Comunista Cubano en nuestro continente, sin duda moldeó un criterio geopolítico de apoyo al proceso venezolano como era de esperarse, pero con dos condiciones básicas: actitud absolutamente acrítica y criminalizante de quien la ejerza desde el campo de izquierda. 


Y luego, el moldeo de una programática de gobierno cada vez más alejada a los a las fuentes propias y libertarias de pensamiento y el regreso a la direccionalidad burocrático-corporativa que en Venezuela funciona a la perfección. Al contrario de países como Bolivia que logra salvarse en gran parte de esta veta mortal, manteniendo los hilos nacional-obrero-indígena de su búsqueda y estrategia propia, aún con todas las deformaciones burocráticas que todo Estado produce.


Integrada mundialmente a personajes como el economista de izquierda Igor Pigasse (que sirve de "gurú intelectual" en este caso, nuevo director de Le monde Diplomatique), a su vez personaje muy cercano a Dominique Strauss Khan, quien por poco termina siendo quien presida el FMI o incluso candidato del Partido Socialista Francés a la presidencia, públicamente asociado al proyecto sionista israelí, las relaciones entre esta conexión y el proyecto hegemónico occidental, en su versión "socialista" (el marxismo que terminó siendo una pieza clave en el proyecto de la modernidad capitalista por tomarle prestadas al líder kurdo Oçalan), se van haciendo cada vez más evidentes.
Grupos como el de "Boston" integrado por sujetos del "liberal" norteamericano y donde han participado conocidos "chavistas" como Cilia Flores o Calixto Ortega o centros como el CELAG (Centro de Estratégico Latinoamericano de Geopolítica), personajes propios como Temir Porras en sus relación con los agentes franceses internados en la cancillería desde hace años (inventor de una visión "pragmática" de la línea de gobierno más empobrecedora del planeta) y su relación la integración de todos estos asistentes españoles a Miraflores muchos venidos de la Universidad Complutense y viejas militancias en el PSOE, en definitiva para que sirven?: para darle forma y luego del mal hecho, buscar de la manera hasta sínica de convertir el desastre en un paraíso, sembrar de argumentos absurdos la realidad de un país que perdió –por ahora- todas las todas posibilidades materiales y subjetivas de emancipación integral frente al despotismo imperial global y la opresión endógena que subsiste entre nosotros.



El puente más interesante a descubrir son en último término las relaciones no solo con la socialdemocracia europea, sino con el proyecto del "alargement" (Alian Joxe 2009), el expansionismo caotizante y la guerra permanente, sintetizados en las figuras de Obama-Clinton del partido demócrata y sus hilos internacionales.

 Son líneas que en lo concreto habrían de investigar, pero que ahora, en el enfrentamiento con la sorpresa de la victoria de Trump, se van haciendo más claras. Vemos como se van pegando estos proyectos al enclave de los "liberals" norteamericano-socialdemocracia las redes y escenarios asociativos de difusión de un reformismo fragmentario, impotente, herramienta de profundización de las brechas de desigualdad entre el norte y el sur del planeta. En definitiva, grandes fábricas político-ideológicas al servicio en última instancia del capitalismo financiero más agresivo (¿qué hacen tipos como Soros, y detrás los grandes dueños de la Reserva Federal de EEUU, los clanes Rockefeller y Rothschild, sosteniendo esta versión de los "liberals" gringos actualmente)


La relación de esto con la formación de la "modernidad líquida" (desalmada, virtualizada, hecha dinero y crédito) denunciada por Bauman es muy interesante, pero no es el punto.


Quizás su controversia no resuelta reside en el problema de cómo abordar la soberanía de los Estados estando los europeos en una posición de desventaja estratégica y minoría absoluta frente al complejo militar-industrial norteamericano y su expansión por el mundo.


 La "izquierda" allí juega a la soberanía mientras que el resto de la social-democracia va desintegrando posiciones, como lo prueba frente a los hechos en el Medio Oriente y el claro apoyo que le ha dado al sionismo y bajo cuerda a la Yihad islámica. La actual controversia de Venezuela con la OEA, la asquerosa posición de la oposición en conjunto con Almagro (hombre criado en esta izquierda reformista uruguaya) es otro ejemplo de una dimensión para nada resuelta. 

 Aquí la coincidencia estratégica en última instancia choca con los intereses del hegemonismo europeísta con el uni-imperialismo norteamericano.


Para cerrar el punto hasta ahora de esta "Conexión", sintetizaríamos la labor conspirativa y contrarrevolucionaria de esta compleja red como una estrategia del "des-valor" del campo de las infraestructuras que quedan despedazas en la corrupción del paso de un Estado corporativo-burocrático a un Estado virtualmente mafioso, desbaratando sus instituciones propias incluidas las FAB. En el campo de la moneda donde utilizan intelectuales para darle hasta sentido revolucionario -¡que genios macabros!- a la desvalorización total de la moneda y por encima de todo de la capacidad autovalorizante que tenga la clase trabajadora en sus luchas por reivindicar el valor de su trabajo, la cual queda atrapada en una espiral inflacionaria que hace imposible la búsqueda al menos de un sueldo justo. 

Algo que está en su agenda o no los enlaza con la "Conexión Uribe", cuya estrategia también podríamos sintetizar como el llevar las realidades al total des-valor de la nación y de la vida colectiva.


La Conexión Uribe



Tomamos el título de "Uribe" para esta Conexión por tratarse de uno de los representantes más claros de un proyecto imperial que desborda la tradicional estrategia de intervención de los Estados y las economías de los países para transformarse en una intervención directa sobre las poblaciones que necesitan ser debilitadas como naciones y como colectividades, mucho más si se trata de un pueblo en lucha. 

Dentro de nuestro país ha jugado el papel de un complemento perfecto al proyecto hegemónico y burocrático disolvente que han jugado los agentes de la socialdemocracia europea aunque aparentemente se trata de enemigos declarados en el campo político-ideológico.


Viendo su papel dentro del conjunto continental, el proyecto "Uribe" en Colombia, el cual logra situar al capital mafioso y las formaciones paramilitares a nivel de gobierno, rápidamente se transforma en un modelo indirecto de intervención violenta sobre naciones en conflicto y cuyos gobiernos chocan por una razón u otra con las geoestrategias imperiales.

La situación vivida luego de la "primavera árabe" en el medio oriente y la introducción de la yihad islamista como forma de quiebre no solo de las naciones y sus Estados sino de toda posibilidad liberadora a su interno, tiene su contrapartida en nuestro continente y sobretodo en el área de México, Centroamérica, norte de Suramérica y grandes zonas de marginalidad urbana en Brasil, en este modelo violento de la derecha más recalcitrante que sintetiza la figura de Uribe. Por supuesto las potencias imperiales aquí corren el mismo riesgo de la que ha pasado con el terrorismo islámico donde el caos y la violencia inducida luego tienden a devolverse contra ellos mismos, en nuestro caso en la formación de monstruosos carteles mafiosos que van convirtiéndose en poderes independientes. 

Es el riesgo calculado pero no controlado de un imperialismo postguerra fría completamente alocado.


Su afloramiento y multiplicación con cada vez más fuerza en nuestro continente de formas de "paraestados", ligados a todas las formas del tráfico de narcóticos, tráfico de blancas como llaman, de órganos, blanqueo de dineros, pero además en nuestro caso de la mercancía proveniente del suelo, el subsuelo y el comercio en general que llevan a los mercados internacionales, no es solo una realidad que se extiende sobre nuestro territorio, sino el complemento de un plan conspirativo cuyo objetivo no es el de penetrar y dominar las estrategias de un gobierno, no es burocrático como el anterior, sino de penetrar la sociedad y descomponer sus organizaciones propias, públicas y no públicas, además de órganos de seguridad e inteligencia, agentes de las fuerzas armadas pero directamente en la relación de estos con los espacios sociales donde se desplaza. 

Es la creación forzada de una situación que tiende a la degradación bárbara y violenta del todo social por lo que supone desde el punto de vista de la acumulación bélica en manos de sujetos criminales, utilizando las mismas debilidades y pobrezas acumuladas por siglos de colonialismo y opresión imperial sobre nuestras naciones.


En su conjunto se trata de un cerco estratégico de violencia sobre la población a través de personas que hacen parte de ella y se multiplican cada vez más como hierba mala incontenible. Esto la debilita desde todo punto de vista, destruye su sentimiento de identidad, posibilidades de comunitarismo, organización autogobernante y capacidad productiva, conspirando deliberadamente contra cualquier manifestación auténtica del proyecto transformador y justiciero.
La "Conexión Uribe" si la vemos desde el punto de vista material, no es más que un derivado directo de la misma dinámica de un capitalismo dominado por los códigos delirantes de la acumulación financiera.

 La ganancia D-D’-D’’ presagiada por Marx, abre tal cantidad de posibilidades a un movimiento de capitales desorbitado y sin control, sin tiempo ni espacio establecido, movidos por una banca que descubre todos los días nuevas zonas de burla de cualquier control legal a su actividad, y que en cualquier momento iba a transformarse en una estrategia de dominio político más allá de los intereses económicos que allí se mueven.


Habría que ver cuál es el cerebro final de todo esto, ese cerebro final malvado que los rebeldes descubren en la película de los "Juegos del hambre" donde prácticamente entramos en dimensiones esotéricas y milenaristas del dominio, al menos hasta que terminemos de entender el origen y la lógica final de estas grandes conexiones de dominio. 

Pero en todo caso nuestra tesis, y allí lo macabro de todo esto, es que hubiese sido imposible conspirar a tal nivel sin este complemento directamente violento sobre la sociedad a partir de sus mismas debilidades y los efectos sociales que trate la disolvencia "por arriba" del proyecto de construcción y transformación revolucionaria.


La tesis esgrimida por la izquierda de que es el modelo del "Plan Colombia" el que va introduciendo todo el paramilitarismo y a la vez arma el contexto militar-estratégico dentro de Colombia (bases militares norteamericanas, estrategias contrainsurgentes) para contener la revolución popular que empieza en Venezuela a comienzos de los años 2000, es correcta y muchas veces explicado, pero tiene como defecto el tratamiento de tal estrategia como si se tratase de un plan aislado, dedicado a la realidad que en Venezuela se abre para esos años. Ciertamente el "plan" como tal se centra en Colombia y Venezuela, pero el paso de Uribe es el de haberlo integrado a un modelo mucho mayor de poder paraestatal, que Santos ahora trata de contener y a la vez continuar desde una visión mucho mas "aristocrática" del mismo (fue al fin y al cabo uno de sus creadores como ministro de defensa de Uribe). 


La formación de los paraestados es un hecho en expansión en Nuestramérica como mecanismo de fragmentación nacional y formación de nuevos dispositivos de poder criminales totalmente disfuncionales y antagónicos frente a toda expresión soberanía de los pueblos.


Ahora, ¿de dónde se sostiene esta red nacionalmente?. Obviamente se trata de las conexiones hechas en primer lugar con todos los agentes de una ultraderecha interna, conectada a su vez con los polos más influyentes del campo más reaccionario norteamericano como es el caso del universo político que gira alrededor de los Bush, el senador Marcos Rubio, etc.


 Todo ello en conexión con el uribismo colombiano y el campo conspirativo que se ha formado luego de los golpes exitosos en Honduras y Paraguay, y que prosiguen en Brasil hasta ganar un gran poder con la victoria de Macri en Argentina.


 Las "guarimbas" del año 2015, pusieron en claro su unidad estratégica, siendo para entonces una manifestación violenta de calle que intentaba inaugurar la contraofensiva reaccionaria en Venezuela, habiendo hecho su parte la socialdemocracia europea en el debilitamiento absoluto del proyecto revolucionario y todo el campo institucional civil y militar. 


La torpeza y completo alejamiento de estas manifestaciones del campo popular las hicieron sucumbir por completo, pero ayudaron a crear la imagen de martirio de sus héroes sociales estudiantiles y la creación del "mártir mayor" Leopoldo López, lo que les permite crear un liderazgo sólido y presidenciable dentro de la derecha.


Toda esta situación ha sido perfectamente aclarada por todas las denuncias hechas, ahora, insistimos, no se trata tan solo de "ultraderechas" neoliberales que hace su parte como factores tradicionales y más apegados al juego hegemónico de los EEUU sobre nosotros. 

Se trata de hace al menos diez años de una avanzada caotizante y violentista donde estos factores políticos combinan fuerzas y estrategias comunes en función del control territorial y la aspiración de todas las fuerzas de Estado y organizaciones sociales (incluidos por ejemplo muchos "colectivos" que se mientan revolucionarios en nuestro país, o el caso de los famosos "sindicatos" en Bolívar impulsados por Rangel Gómez, verdaderas maquinarias de la guerra paramilitar al modelo Uribe de las cooperativas de autodefensa) dentro de esta estrategia de descomposición de la autoorganización, la identidad, la unidad y la colaboración poblacional.


Describir y descubrir todos estos intrinquicados vínculos de tal "Conexión", es una tarea compleja, que en el caso del gobierno chavista solo ha utilizado como propaganda contra la oposición y la avanzada de fuerzas represivas terribles como es el caso de las OLP’s, pero en ningún momento ha hecho un desmontaje y una guerra a fondo con verdadero sentido de defensa revolucionaria contra este fenómeno dada la cantidad de personeros suyos, militares y civiles de altos cargos y medianos cargos, líderes nacionales y regionales del PSUV, gobernadores, alcaldes, altos funcionarios, que por igual han sido absorbidas por estas fuerzas casi demoníacas.

 Esto es parte de todas las tareas autodestructivas que estas conexiones han trabajado junto a sus respectivos agentes "revolucionarios" y "protofascistas".
No podemos dejar de lado que esto se combina con fuerzas mucho más sutiles que hablan desde su lado "bueno y religiosos"; como todo hegemonismo tiene que presentar el paliativo de su cara buena y moral. 



 Nos referimos en nuestro caso a sus vínculos explícitos con sectores de la iglesia católica en sus cúpulas nacionales y regionales como sectores de la derecha jesuítica que desde la UCAB, trazaron toda una estrategia para la formación de una juventud realmente comprometida con el legado colonial-liberal que estos promulgan. Pero los más importantes y peligrosos factores que realmente han metido la mano dentro de las comunidades pobres en un mega diseño continental, trazado desde los años 80 por el grupo Santo Domingo, es la agresiva entrada del evangelismo más fundamentalista, propio de una devoción sumisa que en algunos casos empiezan a ser determinantes en el fortalecimiento incluso electoral de los factores más derechistas que en muchos casos voltean las correlaciones de fuerzas tanto militares como políticas, como el caso Brasil y su influencia dentro de las grandes favelas. 

Ese diseño está operando en Venezuela creando verdaderas estructuras de mucho poder y capacidad manipulante de juventudes como es el caso del Grupo Maranata, comandados por jefes aquí, en Brasil y EEUU, algunos de ellos ya denunciados por sus vínculos con el lavado de dinero y el capital bancario. Una verdadera maquinaria fundamentalista que poco a poco repite con otros métodos y estrategias la experiencia del fundamentalismo islámico.
Podríamos, y es la tarea, seguir descubriendo y aclarando las redes de esta Conexión terrible.

 Se trata en definitiva de una hiedra que va extendiéndose bajo una lógica que como aclaramos en el caso de la anterior Conexión socialdemócrata no es burocrática, signada por el viejo modelo de los socialismos de Estado, sino viral y terriblemente autoritaria y déspota, de acuerdo al modelo genérico neoliberal, virtual y desterritorializada, donde se impone sin miramientos de derecho la lógica del más fuerte. Actúan como un virus destructivo y expansivo que van profundizando su tarea destructiva dentro de un intrincado entramado de relaciones que se van chupando y "desalmado" las sociedades.


La Conexión Putin



Pasamos por dos Conexiones que a nuestro punto de vista constituyen el cordón básico de una conspiración contra la lucha del pueblo venezolano. Ahora no queremos dejar este análisis respecto a las grandes zonas de conspiración contrarrevolucionaria, sin llamar la atención de respecto a una conexión ligada obviamente a la figura líder de una federación rusa que solo en esta década ha abierto su boca al mundo. 

Conexión que posiblemente aún no tenga fuerzas propias en nuestro país de importancia, ni tiene mayor papel ni sujetos propios en la tarea demoledora de la esperanza revolucionaria en nuestra tierra a pesar del gran acercamiento que a través de la presidencia de Chávez se produjo y sigue manteniéndose con Putin y Rusia.

 No obstante, más allá de los acercamientos estratégicos entre Venezuela y Rusia (aquí no estamos juzgando la pertinencia o no de una postura en favor de una alianza con Rusia que es otra cosa), esta última, como nuevo hegemonismo conservador podría jugar a futuro un rol muy particular en tanto mural de bloqueo frente a las inevitables tareas de reconstrucción nacional y liberación social que tendremos que asumir en los tiempos venideros si en algo nos interesa nuestra tierra.


Le damos el nombre a esta Conexión de "Putin", por el papel muy especial que viene jugando Rusia a través de la figura de Putin, no solamente por su renacimiento como potencia mundial luego de la debacle de la URSS, sino como polo hegemónico de una cosmovisión político-ideológica que frente al discurso y la política disolvente de naciones y pueblos que vienen jugando los hijos políticos directos tanto del socialismo real de Estado como del neoliberalismo, se alza contra estas procurando un discurso de la unidad de los pueblos, la identidad, la tradición, la nación, la soberanía, el mundo multipolar. Incluso haciendo puentes con muchos novedosos intelectuales que de manera muy interesante se enfrentan al liberalismo y donde suman a su crítica feroz las líneas libertarias de la izquierda, buscando la reconstrucción del pensamiento conservador y nacionalista, en un mundo de naciones que frenen la caotización globalizante "atea, bancaria y posmoderna" que producen según estos el quiebre de las identidades humanas.

 Es el caso de intelectuales como el ruso Alexander Duguin y el francés Alain Benoit. Es la contraposición de la que se ha venido llamando el "euroasiatismo" al mundo unipolar de la OTAN-Europa-EEUU.


Se trata de un nuevo polo hegemónico naciente que ya tiene sus efectos en la renovación del nacionalismo de derecha europeo antiUE (Unión europea), que busca en estas nuevas síntesis deslastrarse del manto nazi-fascista con que se le sigue acusando con razón, pero que también rebota sus ecos en personajes tan díscolos como Donald Trump en su xenofobia, su racismo, y su aparente confrontación con los capitales transnacionalizados, banqueros, mediáticos. De allí la acusación que se le ha hecho de ser "un agente de Putin".

 El encuentro de Putin con Marie Le Pen previo a las elecciones presidenciales venideras (más importante representante de esta extrema derecha europea por el peso de Francia) lo hace evidente, pero su extensión no se queda allí. 

El criminal y fascista de Erdogan, presidente de Turquía, en sus juegos geopolíticos y su obsesión por consagrarse como el nuevo sultán Otomano, para el actual referéndum donde intenta constitucionalizar su dictadura, también ha hecho suyo este nuevo nacionalismo, hablando de soberanía, independencia, poder del pueblo –¿ecos de un chavismo desarmado?-, buscando así mismo alianzas con Rusia que podrían ser estratégicas y una postura de encuentro con el euroasiatismo.


Si a ver vamos se trata de un renovación de los viejos ríos del fascismo, pero que en este caso menos delirantes, totalitarios y ambiciosos. Como todo nacionalismo conservador a la final es la otra cara de un mismo despotismo del capital queriendo lavar las consecuencias de la obra empobrecedora, caótica y destructiva en su alma exclusivamente imperial y globalizante, no por el reformismo sino por el conservatismo enclavado en el pueblo pobre. Pero al renovar también genera seducción y enseñanza, de allí lo interesante de la radicalidad crítica de sus intelectuales. 


Y es por esta razón donde simplemente advertimos de su entrada entre nosotros en su versión más reaccionaria, utilizando posiblemente no una derecha goda ignorante y archineoliberal, sino pedazos de un chavismo empobrecido espiritualmente que tiene todas las condiciones para que muchas de sus partes más plebeyas busquen inclinarse y salvarse en estas posturas de unidad, sangre, nación, identidad, como pasa en otros lados del mundo.


 ¿Serán personajes como Diosdao Cabello y el mundo cívico-militar que gira sobre ellos, sus candidatos a "conectar"?. Vaya a saber, de estos personajes de gobierno ya es muy difícil saber qué líneas de mundo pasan por sus cabezas, cuando todo debate está desde hace mucho tiempo cancelado.



Al haberse perdido la profundización política, programática, teórica, del pensamiento propio revolucionario y libertario, se busca en la cabeza del amo nuestra propia salvación, cuando es en realidad el enterramiento más hondo y seguro. Todas estas conexiones, la que ya han hecho sus terribles juegos conspirativos, y las que podrían ser como esta última, tienen en realidad una razón de haberse impuesto y destruir hasta donde han podido: la ausencia de una capacidad de contraofensiva nuestra, como pueblo y nación en lucha, contra estas "conexiones" que siempre estarán presentes. 

Una contraofensiva que haya permitido la reafirmación de un camino propio y jugarnos también nosotros la posibilidad en el mundo y el continente de una conexión potente y contra hegemónica. Nada que hacer por ahora, ya la primera obra revolucionaria, soñada entre los años ochenta y noventa del siglo pasado, la han destruido casi por completo en estos juegos del hambre, la destrucción y la conspiración completa.


Debilitados como estamos los tiempos que vienen van a ser muy duros, de una injusticia hacia las condiciones materiales, de dignidad y libertad de nuestro pueblo que todos los días son más asombrosas. 

Aún así el ave fénix de la respuesta espera su momento hasta con cierta felicidad porque demasiadxs sabemos y segurxs estamos de que aquí no acaba la historia…esperamos haber contribuido con estos tres trabajos de "Notas al margen" a aportar algo a esa inteligencia rebelde que sigue construyendo su tiempo.


- postaporteñ@ 1747 - 2017-04-02 

1 comentario:

Joan rofes dijo...

El artículo original de Paraguay está en serpal.info